Un cambio en la forma de relacionarse con el tiempo supondría un cambio de objetivos revolucionario: nos devolvería la mirada y la relación con la tierra.
Un cambio en la forma de relacionarse con el tiempo supondría un cambio de objetivos revolucionario: nos devolvería la mirada y la relación con la tierra. © Ana Yael

Herederos de Walter Benjamin y su revolución de tirar del freno, diversos movimientos surgidos en las últimas décadas hacen decidido plantarle cara a la dictadura de la velocidad. La corriente slow, con sus múltiples ramificaciones, y el decrecimiento, en el campo económico, sostienen que este ritmo endemoniado no solo es insostenible, sino invivible. 

Quienes tengan pueblo, y una edad, seguramente recuerden la imagen de los viejos –porque generalmente eran ellos–, quienes se reunían en pequeños grupos sentados al sol en bancos o en piedras a hablar poco y contemplar mucho. A no hacer nada. A pasar el tiempo. A parar el tiempo más bien. Porque la imagen viene ahora a la mente en color sepia: es una imagen que remite a otra época. Sigue habiendo ancianos en pueblos y ciudades, pero hasta sus últimos rincones parecen haber llegado los centros repletos de actividades y gimnasia de mantenimiento.

¿Quién resistiría en la actualidad una de esas sesiones de inactividad? No es cuestión de edad: la ambición de llenar cada minuto de cada día con actividades variopintas afecta a todas las edades, desde los niños de infantil –y sus listas de extraescolares– hasta los ancianos y sus programas de envejecimiento activo. Y si no es una ambición, son los hechos los que cargan las agendas como un destino inexorable. De modo que no sabemos si es que no queremos o no podemos, pero el caso es que no nos estamos quietos. Antes se prefiere –si no la muerte– sí el dolor como sugería el estudio llevado a cabo en 2014 por el psicólogo de la Universidad de Virginia Timothy Wilson, publicado en Science, que aisló a personas de entre 18 y 77 años en habitaciones sin móvil, ni libro, ni ordenador, nada: a solas con el pensamiento. La experiencia resultó tan desagradable que casi un 70 % de los varones (67 %) y el 25 % de las mujeres optaron por recibir una descarga eléctrica en esos insoportablemente largos diez minutos a solas con uno mismo. La experiencia de no tener o no poder hacer nada salvo pensar resultó inasumible para muchos, que preferían estar haciendo algo, incluso si ese algo es desagradable.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre