Tareas (filosóficas) para el verano

Deja que la filosofía te acompañe estas vacaciones. Cálzate unas Schopenhauerianas y practica el arte de ser feliz con estos deberes que te pone Eduardo Infante, @eledututor
Deja que la filosofía te acompañe estas vacaciones. Cálzate unas Schopenhauerianas y practica el arte de ser feliz con estos deberes que te pone Eduardo Infante, @eledututor para los amigos de Twitter.

Algunos profesores somos incorregibles y, además de las tareas del curso, no dejamos de pensar en más para las vacaciones. Menos mal que estos deberes filosóficos se confunden con los placeres; porque lo son. No dejes de practicarlos y en septiembre te volverás a encontrar en la mejor forma filosófica después de haber pasado un verano memorable.

Por Eduardo Infante, profesor de Filosofía

Pleno verano. Si eres estudiante, hace tiempo que acabó el curso y ya son historia los libros de texto, los cuadernos o lo que hayas usado para aprender las asignaturas. Los primeros ya están guardados, y para las segundas igual ha comenzado ya el olvido. Si no lo eres, algo habrás aprendido este año, ¿no? Qué suerte tiene la filosofía, siempre orgullosa, que no depende de nada ni de nadie, que se viene conmigo y se va contigo de viaje, de vacaciones, de fiesta y de siesta. Si la has conocido, sabrás que esto es así, así de inevitable, así que acéptala y acepta también estos consejos de refuerzo (que no de esfuerzo).

Yo los conocí hace tres años de la mano de un colega italiano, Cesare Catà, profesor de secundaria del Instituto de Ciencias Humanas Don Bosco en Le Marche (Italia), que los compartió en Facebook. Estos contienen básicamente las mismas ideas, pero con algunas adaptaciones al medio. Elige la versión que te parezca más adecuada, pero no te dejes ningún punto que todos son importantes: han salido catorce. Hubiera estado bien que fueran diez para llamarlo decálogo, pero no, la filosofía hace lo que le viene en gana y además este verano está que se sale. Estas son las catorce recomendaciones o deberes filosóficos que espero repitas más que la canción del verano.

¡Menos mal que estos deberes para las vacaciones son en realidad placeres!

1 Si estás en la playa, por la mañana, de vez en cuando, camina solo por la orilla del mar. Mira cómo el sol se refleja en el agua y piensa en las cosas que más te importan en la vida y siéntete feliz.

2 Intenta usar todas las palabras nuevas que has aprendido este año sobre filosofía. Podrás decir más cosas y así pensar más cosas también; y cuanto más pienses, más libre te sentirás. Que los límites de tu lenguaje no sean los límites de tu mundo. Si me aceptas un reto sobre la marcha: ¿nombre del filósofo que expresó esa última idea?

3 Lee. No porque tengas que hacerlo. Lee lo que te da la gana, y si está prohibido, mucho mejor. Lee porque los libros te conectarán con un alma similar a la tuya. Si esto no pasa, pasa del libro, pero si sí, te sentirás como los pájaros cuando vuelan. Lee porque leer es la mejor forma de rebelión.

Lee porque los libros te conectarán con un alma similar a la tuya. Si esto no pasa, pasa del libro, pero si sí, te sentirás como los pájaros cuando vuelan. Lee porque leer es la mejor forma de rebelión

4 Evita todas las personas, cosas y situaciones que te hagan sentir negativo o vacío. Busca situaciones estimulantes y amigos que te entiendan y te aprecien por ser quien eres. ¡Viva la diferencia!

5 Si te sientes triste o asustado, no te preocupes. El verano, como todas las grandes cosas, transforma el alma. Intenta escribir tus pensamientos en una libreta pequeña que puedas llevar siempre contigo.

6 Baila sin sentirse avergonzado. En la calle, en tu habitación, en una fiesta o junto al mar. El verano es baile. Sería una vergüenza que no formases parte de él.

7 Que el amanecer te “pille” despierto, al menos una vez (si es al lado de alguien, mucho mejor, y si consigues besarle, mucho, pero que mucho mejor; te acercas al sobresaliente). Permanece en silencio y respira profundamente. Cierra los ojos agradecido, pues no es para menos. ¿No es un placer existir?

8 Practica mucho deporte.

9 Si encuentras a una persona que te gusta mucho, díselo con toda la sinceridad y la gracia que sepas. Si no funciona, vuelve al punto 8 con mayor intensidad si cabe.

10 Recuerda todas las falacias que hayas aprendido y no te dejes embaucar. Debate y discute con pasión, pero con respeto. No aceptes más autoridad que la de tu propia razón. Dialoga mucho y escucha mucho.

No aceptes más autoridad que la de tu propia razón. Dialoga mucho y escucha mucho

11 No digas palabrotas. Sé educado y gentil. Excepción: puedes usar palabrotas si te sabes cinco maneras distintas de decir lo mismo sin ellas.

12 Disfruta de las películas que te hagan pensar y sentir. Películas que te hagan vivir otras vidas. Es un gran momento para visitar a los clásicos y entender por qué, a pesar del tiempo, siguen haciendo llorar, gritar, pensar y emocionar a tanta gente.

13 Sueña, durante el día o la noche, ¡qué más da!, es verano. Sueña con cómo puede ser tu vida y, si te gusta, reúne las fuerzas para no rendirte.

14 Sé bueno, aunque sea más aburrido. PD: no tiene por qué ser más aburrido.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre