El filósofo Baruch Spinoza nació en Ámsterdam en 1632 y murió en La Haya en 1677.
El filósofo Baruch Spinoza nació en Ámsterdam en 1632 y murió en La Haya en 1677.

Spinoza fue un racionalista, entendido esto como miembro de la corriente filosófica que surgió en Europa durante el siglo XVII. No obstante, hemos de recordar que el concepto de racionalismo es mucho más amplio, pues algunas de sus ideas y postulados estaban ya presentes en la antigua Grecia, como, por ejemplo, en la obra de Platón.

Es necesario aclarar, además, que, pese a su nombre, no es la razón un atributo exclusivo del racionalismo. También el empirismo –teoría “opuesta” al racionalismo– haría uso de la razón, y como el racionalismo, tuvo ya en Grecia filósofos que defendían sus ideas (como Aristóteles). Lo que motiva el término de racionalismo es el modo en que los filósofos de esta corriente ven y aplican la razón a toda la realidad del mundo. En este sentido, Spinoza es un racionalista radical, absoluto, pues parte de la idea de que, mediante la razón, el ser humano es capaz de comprender la estructura (racional) del mundo que le rodea.

Esta visión determinó no sólo el contenido de la filosofía de Spinoza, sino también su forma. Los racionalistas, en su búsqueda de un conocimiento puro y exacto, se fijaron en las matemáticas y la lógica, de ahí que no sea extraño, por ejemplo, que la gran obra de nuestro protagonista sea Ética demostrada según el orden geométrico, en la que Spinoza explica sus teoremas mediante definiciones y axiomas.

Por otra parte, no sólo de racionalismo cartesiano vive Spinoza. En su obra encontramos también conceptos de la escolástica (ockamismo y escotismo), de la tradición hebrea (la Biblia, el Talmud, la Cábala o las obras de Maimónides) y de Grecia (principalmente estoicismo). A todo ello hay que sumar ideas de la ciencia natural contemporánea, como las de Giordano Bruno, y la teoría política de Thomas Hobbes.

Metafísica

Spinoza entiende por sustancia sólo una cosa: aquello que no necesita de nada para existir. ¿Y quién no necesita nada? Dios. ¿Qué son entonces, en opinión de Spinoza, todas las demás cosas? No sustancias, sino atributos, responde. Los atributos son lo que el entendimiento percibe de la sustancia como constituyente de su esencia. Esto no es más que la res cogitans y res extensa de Descartes, pero en este caso rebajadas ambas de categoría: Descartes las llama “sustancias”, mientras que Spinoza prefiere pensar que son atributos de la única sustancia que existe: Dios. Dios es definido por el filósofo holandés como el ente absolutamente infinito. La sustancia que consta de infinitos atributos. Este Dios del que habla Spinoza él lo identifica con la naturaleza. Todo lo que hay, todo lo que existe. La realidad suprema es sólo una afección de Dios. Es por esto que decimos que Spinoza es un panteísta: quienes defienden que el universo, la naturaleza y la deidad (Dios) son la misma cosa.

“Por sustancia entiendo aquello que es en sí y se concibe por sí. Esto es, aquello cuyo concepto no necesita del concepto de otra cosa por la que deba formarse”

Son tres ideas verdaderamente radicales las que podemos extraer:

  1. No hay pluralidad en la sustancia.
  2. La naturaleza (Dios) es la única que existe.
  3. El orden ideal es el mismo que el real.

¿Parece demasiado complicado? En realidad, no lo es. Pensemos por un momento en nuestra propia vida, ¿nunca hemos tenido la sensación, al descubrir y comprender algo, de que parece que existe una verdad superior, como si todo lo que existe en la naturaleza fuera increíblemente exacto, como si todo formara parte de algo mayor y perfectamente conectado? Eso es exactamente a lo que se refiere Spinoza, poniéndole nombre y apellidos.

Ética

Partiendo de la metafísica es como llegamos a la ética. Puesto que todo lo que hay es naturaleza, no tiene sentido oponerle nada, ni siquiera aquello que denominamos espíritu. El alma no es más que la idea del cuerpo, por lo que las dos están estrechamente relacionadas.

“Se dice libre la cosa que existe por la sola necesidad de su naturaleza y que se determina a obrar por sí sola”

¿Qué quiere decir todo esto? Que sólo Dios es realmente libre. Spinoza es un determinista. El hombre no es libre. Todo lo que le ocurre es necesario y está escrito de antemano. Todo lo que acontece en su vida, especialmente lo relacionado con sus pasiones, sigue el curso de la naturaleza. ¿No hay entonces manera de que seamos libres? La hay –dice Spinoza–: el conocimiento. Cuando el hombre comprende que no es libre y acepta su esencia, es cuando puede realmente acercarse a la libertad. La razón es, por tanto, la herramienta que nos permite conseguirlo, que lo hace posible. Es mediante la razón que podemos alcanzar el conocimiento, y con él la libertad. El Ser del hombre es saber que no es libre y que tiene que vivir de acuerdo con su naturaleza (Dios). Si buscábamos la influencia estoica en Spinoza, aquí la encontramos, en la forma de su principal dogma: sólo la obediencia a Dios nos hace libres.

Podemos concluir de todo esto que la filosofía no es otra cosa que un saber divino. Es el modo supremo del conocimiento. Y en ella, además, es donde residen tanto la libertad como la felicidad que tanto perseguimos en la vida. La ética spinoziana culmina, como hemos visto, en el amor intelectual a Dios.

El estudio del Ser en Spinoza

O sea, la ontología. Spinoza explica el Ser como el afán que tenemos de perdurar siempre, de seguir siendo eternamente. Cuando este afán se refiere a la mente, lo denominamos voluntad, pero cuando se refiere no sólo a la mente, sino también al cuerpo, lo denominamos apetito. El apetito no es otra cosa que la esencia misma del Ser humano: el deseo. No queremos algo porque sea bueno, sino al revés, decimos que algo es bueno porque lo deseamos.

Existen, además, otros dos afectos para este autor: la alegría y la tristeza, ambas relacionadas con el Ser. La alegría sería el aumento de la perfección del Ser, mientras que la tristeza sería su disminución. De estos afectos es de los que Spinoza cree que derivan todos los demás: el odio, la envidia, el enamoramiento, la frustración, la euforia, etc. Ser es, por tanto, tener apetito de eternidad. Querer ser para siempre. Y puesto que querer es desear, el deseo ha de ser la esencia del hombre.

Para saber más… La vida de Spinoza

2 COMENTARIOS

  1. El dios de Spinoza, obviamente no se refiere al Dios judeo-cristiano, sino que al Universo o natura, un panteísta no tradicional, ya que él se considera parte del universo y no separado del todo.

  2. Spinoza: la razón como camino al conocimiento y a la libertad…

    La idea de la existencia de dios cambia todo en los conceptos conocimiento y libertad.

    El conocimiento nos hace libre, el concepto dios nos quita la libertad.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre