La memoria como identidad. La memoria como bagaje. La memoria como vida. La memoria como ser. © Ana Yael
La memoria como identidad. La memoria como bagaje. La memoria como vida. La memoria como ser. © Ana Yael

Lo dicen los filósofos y lo dicen otros pensadores e intelectuales: escritores, científicos… Somos memoria; esta construye nuestra identidad. Los recuerdos nos ayudan a comprender el presente y proyectarnos hacia el futuro. Ser capaces de manejarla bien es la clave. Porque ¿y si tenemos demasiada? ¿Y si es necesario olvidar para poder recordar? Hablamos en este dosier sobre la memoria y el olvido.

Somos nuestra memoria,
somos ese quimérico
museo de formas inconstantes,
ese montón de espejos rotos.
Jorge Luis Borges

Borges y la memoria, de Quian Quiroga (Sudamericana).
Borges y la memoria, de Quian Quiroga (Sudamericana).

La memoria cambiante, imprecisa, infiel descrita en estas palabras por el escritor argentino Jorge Luis Borges, que tenía, dicen, una memoria prodigiosa. Memoria quizá imperfecta, pero memoria, recuerdos, trayectoria, experiencia, historia, vida. «Desde muy pequeña sentí fascinación por el cerebro, por la memoria…», escribe la argentina María Kodama, escritora y profesora de literatura, viuda de Borges, en el prólogo del libro Borges y la memoria, de Rodrigo Quian Quiroga (publicado por Sudamericana), neurocientífico argentino de la universidad inglesa de Leicester. «Borges no era científico, ni matemático ni físico, pero en su formación había una importante raíz filosófica, fomentada desde la niñez por su padre, y literaria, sobre todo relacionada con libros de autores ingleses, transmitidos por su abuela. Entre ellos se contaban Wells y Julio Verne, que con su poderosa imaginación fueron, como Borges, adelantados a los descubrimientos científicos y técnicos que convertirían sueños en realidades durante el siglo XX y también en lo que va del XXI», dice Kodama.

En su trabajo científico, Quian Quiroga se plantea las mismas preguntas que se plantea un filósofo. Lo explicaba él mismo al diario El Periódico en una entrevista hace poco más de un año, en una visita a Barcelona coincidiendo con la presentación de otro libro, Qué es la memoria, publicado por Ariel. «Al final te das cuenta de que, como investigador, estás estudiando las mismas cuestiones sobre las que escribieron Descartes o Aristóteles hace siglos (…) En mi trabajo lo que hago es plantearme las mismas preguntas sobre las cuales la filosofía lleva años discutiendo (…) El ejemplo clave para mí fue haber releído a Borges. El escritor argentino planteó que la abstracción (el olvidar algunos detalles) es lo que nos ayuda a recordar. Y es justamente lo que acabé demostrando a través mis experimentos sobre el funcionamiento de las neuronas».

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre