Simone Weil conectada al sol, trascendiendo a través de su vertiente mística, tejiendo nuevas raíces, avanzando libre y sin ataduras por su red. Las raíces de las que habla Weil son mucho más sólidas que una tela que se rasga con facilidad y que tirando de un hilo puedes desajustar todo... © Ana Yael
Simone Weil conectada al sol, trascendiendo a través de su vertiente mística, tejiendo nuevas raíces, avanzando libre y sin ataduras por su red. Las raíces de las que habla Weil son mucho más sólidas que una tela que se rasga con facilidad y que tirando de un hilo puedes desajustar todo... © Ana Yael

Simone Weil, conocida como «la Virgen roja», es la conjunción perfecta entre mística y militancia política. El resto, su pensamiento filosófico, es únicamente la consecuencia lógica de estas dos premisas de vida. Albert Camus, quien se encargó de publicar sus escritos póstumos en la colección de Gallimard que llamó Espoir, la describió como «el único gran espíritu de nuestro tiempo». Para él, Weil era una de las pocas capaces de mostrar la cura al nihilismo en el que estaba —y está— inmersa nuestra sociedad. Mercedes López Mateo traza su semblanza.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar...

Logotipo Filco Plus SUSCRÍBETE

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre