Arthur Schopenhauer (Gdansk, Danzig en alemán, 1788-Fráncfort del Meno, 1860) © Ana Yael. La ilustradora retrata así la «sana resignación» de Schopenhauer; la roca es la vida que hay que aceptar tal y como es, que no se puede moldear a nuestra propia voluntad, es la experiencia directa, la observación, y el mar es la realidad que nos golpea en la cara.
Arthur Schopenhauer (Danzig, actual Gdansk, Polonia, 1788-Frankfurt, Alemania, 1860). © Ana Yael. La ilustradora retrata así la «sana resignación» del filósofo; la roca es la vida que hay que aceptar tal y como es, que no se puede moldear, es la experiencia directa, la observación, y el mar es la realidad que nos golpea en la cara.

Es uno de los filósofos menos atendidos y estudiados en nuestra lengua en entornos académicos y, sin embargo, Arthur Schopenhauer (1788-1860) es también uno de los pensadores más leídos por el público general. Un auténtico best seller. Este dosier se adentra en los hondos y ricos pasadizos de sus obras, en los que, a pesar de su fama fatalista, podemos encontrar todo un pesimismo que redime.

Las recurrentes y ricas contradicciones que hallamos en la doctrina de Arthur Schopenhauer han sido motivo suficiente para desterrar de la «filosofía oficial» o canónica —corpus confeccionado eminentemente en el contexto universitario— a este capital pensador que se encuentra en un momento histórico muy interesante y fundamental. Mientras la filosofía de mediados del XIX pujaba contra sí misma por descubrir nuevos caminos más allá de las obras de Kant, el movimiento romántico, así como las incipientes filosofías vitalistas, se aferraban a su enorme esfuerzo por superar las barreras que Kant había impuesto a las desmedidas ansias cognoscitivas de nuestra razón.

Como se comprobará a lo largo de este dosier, Schopenhauer encontró desde muy joven en el arte un dispositivo que nos permite comunicarnos sentimentalmente con aquello que, a su juicio, fundamenta el mundo no solo tal y como lo conocemos, sino también y a la vez por lo que es en sí mismo. Más aún, en la música —disciplina que Schopenhauer estudiará en epígrafes estratégicamente situados dentro del conjunto de su obra cumbre, El mundo como voluntad y representación— descubriremos un tipo muy particular de conocimiento que nos pone en contacto con lo en sí, con la esencia de la realidad, afiliada a un género de experiencia que tendría como único cometido enfrentarnos con el impulso que pone en marcha y crea un soberano tejido en el mundo: la voluntad.

Nietzsche.
Lechuza.

¿Si te ha gustado el inicio de este dosier, por qué quedarte con ganas de leerlo completo?

Y estarás dando vida a este proyecto

6 COMENTARIOS

  1. Pésimo artículo, más cuando se le intenta reivindicar como “best seller”. Como si un tipo de libro que es altamente vendido significará que tiene calidad o es un buen material de lectura. De hecho, el mismo Schopenhauer estaría en contra de ser un best seller, pues, pensaba que el conocimiento no era para las masas, y que un libro o un filósofo tuviera mucha fama comprobaba su mediocridad, como lo menciona en el caso de Hegel.

    • ¿Estás suscrito, Juan Carlos? Te lo preguntamos porque solo habrás podido leer el dosier, muy muy extenso, completo si estás suscrito; si no, solo habrás podido leer un par de párrafos.

  2. Arthur Schopenhauer, es un gran pensador y una persona inquieta por saber, habla claramente sobre los temas de “libre albedrío” presentando las dificultades por las que el ser humano se ha venido aferrando desde una ética y una moral atados al pasado, esta gran obra lo impulsaría para que se diera a conocer no solo en Noruega sino en gran parte de los paises de Europa. Mas adelante dejaría expuesta en su obra “el mundo como voluntad y representación”, ha de aclarar un poco el espectro el enigma de la existencia del “Hombre”, juzgando a vuelo de pajaro (yo como un simple espectador) el hombre inclinado a sus apetitos naturales (se ha de fiar mas de la razón) y no dejar el actuar a la simple “casualidad” e ignorar la “Causalidad”. Es indudable el aporte de la filosofía de este gran pensador.

  3. Tampoco estoy de acuerdo que se compare con un Best seller, la filosofía Arthur es para un público determinado, de hecho la filosofía en general fue hecha para un puñado de humanos con hambre insaciable de conocimientos y con mentes abiertas dispuestos a dejar fluir las raíces mentales sin límites.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre