Para Adela Cortina, si la felicidad se reduce a bienestar, puede entrar en conflicto con la justicia en el pensamiento de las personas. Al que está bien le molestan los que plantean exigencias de justicia. Si viene un inmigrante en una patera, le parecerá muy molesto, porque él está bien y no entiende por qué el inmigrante ha de obligarle a moverse. Ilustración: ©Ana Yael.
Para Adela Cortina, si la felicidad se reduce a bienestar, puede entrar en conflicto con la justicia en el pensamiento de las personas. Al que está bien le molestan los que plantean exigencias de justicia. Si viene un inmigrante en una patera, le parecerá muy molesto, porque él está bien y no entiende por qué el inmigrante ha de obligarle a moverse. Ilustración: ©Ana Yael.

Importantes filósofos y pensadores han expuesto en sus trabajos o sus opiniones su punto de vista sobre la ética. Hacemos un recorrido por la imprescindible teoría que ha aportado Adela Cortina y la aplicación en la práctica que Javier Sádaba, Fernando Savater, Jesús Mosterín, Michel Onfray, Yves Michaud y otros proponen en diferentes campos.

Todo aquel que quiera saber algo sobre la ética tiene que recurrir a la filósofa Adela Cortina y a su trabajo: más de 30 años dedicados a estudiar y divulgar este concepto. Los títulos de sus obras lo dejan claro: Ética mínima, Ética sin moral, Ética aplicada y democracia radical, ¿Para qué sirve realmente la ética?… Y hay otros muchos pensadores que también tienen mucho que decir sobre este tema.

La teoría: ética y felicidad según Adela Cortina

¿Qué es la ética según Adela Cortina? Eso le preguntamos a Adela Cortina (catedrática de Ética de la Universidad de Valencia) en una larga entrevista y esta fue su respuesta: “La palabra ética viene de la griega êthos, que quiere decir “carácter”, y, en ese sentido, la ética está relacionada fundamentalmente con la forja del carácter de las personas, que es la asignatura más importante de nuestra vida. Forjarse un buen carácter aumenta la probabilidad de lograr una vida feliz y justa. Y en la conformación del carácter conviene tener en cuenta que la naturaleza nos ha predispuesto para el cuidado, para la cooperación, y no para el egoísmo estúpido, y para saber valorar aquello que vale por sí mismo. La ética enseña a establecer prioridades, a elegir los mejores valores, a cuyo servicio hay que poner técnicas y habilidades. Todos estos aspectos son fundamentales para una vida íntegramente humana, y los estamos descuidando peligrosamente”.

Adela Cortina. Foto: Roger Marrón.
Adela Cortina, filósofa. Foto: Roger Marrón.

“La ética consiste en conjugar la justicia con la felicidad –explica Cortina–. La filosofía siempre se ha preguntado por la felicidad, pero la felicidad se ha entendido de muy diversas maneras. Y en los últimos tiempos se ha entendido de un modo que puede entrar en conflicto con la justicia, porque, a mi juicio, se ha reducido a bienestar. Bienestar es un conjunto de sensaciones placenteras, como estar satisfecho con la vida o tener eso que se llama una vida de calidad, es decir, vivir en una ciudad pequeña, tener buenas relaciones, poder ir a conciertos, al teatro, etc. Lo cual, en principio, está muy bien, pero si la felicidad se reduce a bienestar, entonces puede entrar en conflicto con la justicia. Al que está bien le molestan los que plantean exigencias de justicia. En nuestra tierra se dice “el que esté bien, que no se mueva”. Al que está bien y le vienen con que tiene que pagar impuestos, lo hará mientras haya coacción, pero si no, en absoluto. Además, pensará que el dinero es suyo y que por qué se lo han de reclamar. De igual modo, si viene un inmigrante en una patera, le parecerá muy molesto, porque él está bien y no entiende por qué el inmigrante ha de obligarle a moverse. Y si al bienestante le cuentan que en España hay ahora una gran cantidad de pobres, que muchas familias acuden a Cáritas y que hay niños que sólo comen cuando les dan de comer en la escuela, se siente molesto, porque él está bien y esas otras realidades le incomodan. Por eso creo que, cuando la felicidad se convierte en bienestar (lo cual tiene mucho que ver con la sociedad de consumo), la justicia puede entrar en conflicto con ella”.

… Y mucha práctica: la propuesta de otros 9 pensadores

La ética es ancha. En sus márgenes caben todas las acciones del ser humano. Por eso los pensadores se ocupan de ella desde sus diversos puntos de interés. Esta es una recopilación de sus opiniones. Veamos.

1 COMENTARIO

  1. No entro en valoraciones individuales. Para mí la Ética, siempre con mayúsculas la definió Aristóteles de manera magistral. Está en la medida que vemos al otro y hacemos lo que primero aprendimos, a ser amigos y lo colocamos en el de enfrente; compartiendo, dando, pidiendo, pero siempre viendo al otro y su significado. Olvidándonos de que somos o nacimos siendo Narcisos; como no salgamos de nosotros no hay Ética. Aplicada a nosotros es saber cuidarnos y a veces prevalece uno sobre los demás por necesidad. Luego hay que distinguir Necesidad y Deseo; Generosidad y Ética. Creo que hay que unir el sendero con valores Psicológicos, de Derecho, Filosóficos y Cívicos con mayúscula junto con la Ética.
    Esto es lo que echo de menos en filósofos o en quien hable de Ética. Al leer a Adela con todos mis respetos también me falta. El otro día en otra filósofa que hablaba de unir la Psicología a la Filosofía (lo busco desde siempre) ella lo unió a su modo y manera sin saber que no todos los sentimientos tienen la misma capacidad y que los hay en dos espacios y en dos tiempos y son diferentes. Me decepcionó porque terminó con dardos a la psicología que abarcaba demasiado. Qué pena, otra menos para poder trabajar al alimón. Pues como no se tenga claro por Leyes la Ética, que yo creo la pronuncié al nacer, no tiene posibles sino abarca honestamente (sin subterfugios) con otras ciencias.
    Dos cosas claras tengo en la vida: la psicología está enzarzada en todo físico, psíquico y sensorial, la psicología clínica es la patología, y las separaciones de querer trabajar en conjunto son resentimiento de acomplejados. La segunda, sigo sin entender cómo los filósofos no reúnen a sus compañeros que pasaron por un campo de contracción y enseñan su vida añadido a su pensamiento. Yo he querido escribirlo pero como psicóloga clínica no quería me dijeran intrusismo cuando busco ejemplaridad en tantos: Ricoeur, Celan el poeta, Wittgenstein o el Psiquiatra Víctor Emil Frankl y alguno que se me pierda.
    De verdad creo que con la rivalidad y hablar de ética o de odio, a mí se me va y viene la idea de poder trabajar en conjunto y salir adelante un poquito el Ser Humano. Como dato, tengo escrito La Compasión desde Salud Mental esperando, aún agnóstica a que un sacerdote junto a mí podamos hacer que la Compasión llegue y nos llegue tanto por salud menta como por religión. El caso es que podamos enseñar dicho sentimiento y los otros 4 que son de personas ya desarrolladas puedan, podamos pasar a la Solidaridad porque si no es imposible.
    Quizá tenga yo la suerte de haber leído muchísima más filosofía que los filósofos psicología y no saben las distinciones. Sigo aportando (vengo de familia numerosa) y de acuerdo con lo que se inició con ella y seguí aprendiendo, en este momento no me siento ni feliz ni desgraciada ni regular, creo que es un deber aportar, si lo quieren saber lo que si es bueno desde la psicología y lo que ni fu ni fa, palabras dichas, La Ética produce felicidad si abiertamente tratas con comprensión, justicia y otra oportunidad si es aceptable otra oportunidad; me refiero a introducir a Arendt que creo digna de ser introducida siempre.
    Por todo, como diría Savater; por todo lo que no une contra todo lo que nos separa, estoy a su disposición todo lo posible de adentrar la Ética en Madrid, España y el Mundo entero aunando lo conocido y fuerzas entre filósofos, psicólogos clínicos, abogados de pobres errantes y lo que sea preciso para la Ética. También estoy para recibir lo que deseen y aporte en la docencia de la Consejería de Salud sobre humanización o mi pretensión de libros siempre dentro de la salud como todo lo referente a cultura y arte. Un saludo afectuoso Maruxa Oñate Español Dra. en Psicología Clínica Nº de Colegiada M-1407
    PD: también es cierto que a veces mi pasión por el bien común: nosotros, vosotros, ellos… Un vez en articulo contra la violencia, creo que lo terminé diciendo: ¡Además de la villanía, la maldad y la injusticia, la Justicia debiera castigar la falta de humanidad! Creo que la unión hace la fuerza y que aunque creo en La Paz Perpetua de Kant si no le damos un poquito de aire a la Ética nos van a dar las uvas. Otro saludo sincero y disculpándome por lo extenso, pero me fascinan los filósofos y la filosofía.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre