Platón y Aristóteles, coincidencias y diferencias

Platón y Aristóteles en
Platón y Aristóteles en "La escuela de Atenas", de Raphael Sanzio. Platón señala hacia arriba con el dedo apuntando al lugar donde reside el mundo verdadero, el de las ideas. Para Aristóteles, el mundo verdadero es el sensible, y la esencia de las cosas reside en ellas mismas, en su materia y su forma. Por ello, él señala hacia abajo.

La confrontación entre Platón y Aristóteles, los dos filósofos más grandes de la Antigüedad, es una tentación a la que hemos querido sucumbir. Estos son los puntos clave de sus teorías, sus ideas en común y sus diferencias.

Se ha dicho que la historia del pensamiento no es más que una serie de notas a pie de página de las obras de Platón y Aristóteles. Y la verdad es que a esa afirmación no le falta razón. Ambos, maestro y discípulo, son con toda seguridad dos de los pensadores más influyentes que nos ha dado la historia, y es cierto que buena parte de las teorías filosóficas que se han creado en los siglos posteriores beben, o directamente nacen, de sus ideas. Si las teorías racionalistas e idealistas no pueden entenderse sin Platón, lo mismo ocurre con las empiristas con Aristóteles. Estos dos titanes del pensamiento llevan más de 2.000 años marcando el rumbo de Occidente.

Estas cuestiones son algunas de las que queremos repasar en este texto, de manera que el lector que se interese por una u otra filosofía sea capaz de entender cada una de la mejor manera posible. Vamos a repasar las posturas de los dos filósofos más representativos de Grecia, sus coincidencias y sus diferencias.

1 En el cuadro de Rafael La escuela de Atenas, Platón señala hacia arriba. Con el dedo apunta al lugar donde, en su opinión, reside el mundo verdadero, el de las ideas. Para Aristóteles, el mundo verdadero es el sensible, y la esencia de las cosas no reside en un mundo separado, sino en ellas mismas, en su materia y su forma. Por ello, en el mismo cuadro, él señala hacia abajo.

Para Aristóteles, el mundo verdadero es el mundo sensible

2 Respecto a la concepción divina, Platón habla de un principio ordenador o demiurgo. Aristóteles, de un motor inmóvil, principio de todo movimiento sin estar sometido a movimiento alguno.

3 También su estilo de escritura se diferencia mucho. Platón, con una hermosa forma y a través de Diálogos (cuyo protagonista no suele ser otro que su maestro, Sócrates), va abordando los distintos problemas del ser. Para llegar a ese punto, Aristóteles ha hecho inventario de todo ser viviente en sus tratados y así, con afán sistemático, abordará los diversos campos del saber universal.

4 Para Platón, el alma es inmortal. Y la unión del alma y el cuerpo es antinatural, una lucha constante entre sus diversas partes. Aristóteles defiende una unión natural y esencial del cuerpo y el alma, de la forma y la materia que conforman el ser humano.

Platón considera que la unión del alma y el cuerpo es antinatural, degenerando en una lucha constante entre ambas partes

5 Al hablar de justicia, ambos acercan bastante sus posturas. Platón afirma de ella que es el resultado de que cada una de las partes del alma realice su función tal y como le corresponde. Aristóteles también ve en ella una virtud general, una virtud de virtudes: la justicia, que posee el hombre que alberga en sí mismo todas las demás.

6 De los regímenes políticos, Platón afirma que el más perfecto es la aristocracia, el gobierno de los mejores. La tiranía y la democracia se encontrarían entre los más imperfectos. Aristóteles distingue tres: monarquía, aristocracia y democracia, según el número de gobernantes –uno, varios o la mayoría–. Y defiende que todos ellos pueden ser buenos cuando el poder se ejerce de forma justa.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre