Nihilismo: creer en la nada

Para Nietzsche la cultura occidental, al llegar a su propia ruina, a su decadencia total, se queda vacía, agotada de los valores ficticios representados en la metafísica, el cristianismo y la vieja moral.
Para Nietzsche la cultura occidental, al llegar a su propia ruina, a su decadencia total, se queda vacía, agotada de los valores ficticios representados en la metafísica, el cristianismo y la vieja moral.

Comunmente entendemos que el nihilismo es no creer en nada, excepto en una cosa: que la vida no tiene sentido. Veamos su origen y su dimensión filosófica. “Un nihilista es alguien que prefiere creer en la nada a no creer en nada”, dijo Nietzsche.

¿Qué es?

El término nihilismo (del latín nihil, “nada”) aparece asociado a alguien que no cree en nada, al pesimista que piensa que la vida carece de sentido y muestra su resentimiento y odio hacia ella. Desde un plano filosófico, el nihilismo se asocia al pensamiento de Nietzsche para quien la cultura occidental, al llegar a su propia ruina, a su decadencia total, se queda vacía, agotada de los valores ficticios representados en la metafísica, el cristianismo y la vieja moral.

El mayor exponente del nihilismo es Nietzsche, para quien la muerte de Dios significa que ya no tenemos referentes y estamos instalados en el enorme vacío que deja Dios

¿Cuáles son su origen y sus principales exponentes?

Ya San Agustín de Hipona denominó “nihilistas” a los no creyentes y el crítico romántico N. I. Nadedjin, definió en 1829 a los nihilistas como aquellos que de nada saben ni de nada entienden. Pero parece ser que quien difundió el término nihilismo (además de Nietzsche) fue Turgueniev en su novela Padres e hijos de 1862. Con dicho término el autor se refiere a la actitud ante la vida de uno de los protagonistas de la novela, Basárov, un joven rebelde con una actitud escéptica y absolutamente desencantado con las ideas tradicionales. Sin embargo, el mayor exponente es Nietzsche, para quien Dios ha muerto, y la muerte de Dios significa que ya no tenemos referentes y estamos instalados en el enorme vacío que deja el Dios muerto. Por consiguiente, el nihilismo no es tanto una teoría o una corriente filosófica como el inexorable punto de llegada de nuestra historia y cultura occidental.

Se necesita un cambio de valores. El papel del nihilismo es el de negar para afirmar, destruir para crear

¿Cuál es su papel en la historia del pensamiento?

Nietzsche afirma que el nihilismo significa que los supremos valores se devalúan porque su incoherencia y su inanidad han dejado a la realidad carente de sentido. Los porqués que antes se habían respondido desde Dios, ahora ya no tienen respuesta, y eso significa que estamos sin brújula en el desierto de la historia.

Pero el paso siguiente debe consistir en un cambio profundo de valores, de todos los valores inmersos en nuestra cultura tradicional. Así que el papel del nihilismo es el de negar para afirmar, destruir para crear, dejando el camino expedito hacia un nuevo tipo de hombre, el superhombre, que afirma la vida y ansía vivir. “Un nihilista es alguien que prefiere creer en la nada a no creer en nada”, asevera Nietzsche.

Schopenhauer, Pío Baroja en El árbol de la ciencia o algunos existencialistas, son ejemplos de la influencia del nihilismo.

Libro imprescindible

"La resistencia íntima:. Ensayo de una filosofía de la proximidad", de Josep Maria Esquirol, editado por Acantilado.
“La resistencia íntima. Ensayo de una filosofía de la proximidad”, de Josep Maria Esquirol. Acantilado.

La resistencia íntima. Ensayo de una filosofía de la proximidad es un ensayo sobre la condición humana publicado por el profesor de filosofía de la Universidad de Barcelona Josep Maria Esquirol y publicado por la editorial Acantilado. La obra nos conmina a volver a casa, a regresar a nosotros mismos, partiendo de un elogio a lo cotidiano, a lo sencillo de la vida. “El pan, la sal, la fiesta, el duelo y la paz: de todo eso que se comparte depende la siempre difícil y precaria comunidad del nosotros”, dice Esquirol, su autor. El libro dedica un capítulo al nihilismo titulado Cartografía de la nada y experiencia nihilista en el que Josep Maria Esquirol afirma que el nihilismo, antes que una tesis teórica, es una experiencia y que, por tanto, es necesario experimentarlo para poder entenderlo bien.

2 COMENTARIOS

  1. La afirmación de Nietzsche sobre el nihilista que prefiere creer en la nada, a no creer en nada, es una negación de sí mismo, hace aproximadamente más de tres mil años, ya el Profeta Isaías había establecido por la autoridad de Dios “Todas las naciones ante El son como nada, menos que nada e insignificantes son consideradas por El. Isaías 40:17 ” Entonces, si prefiriere el nihilista creer en la nada, se equivocó, pues es menos que nada.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre