Nietzsche, el pensador que hace «filosofía a martillazos»; el polemista que se autorretrata diciendo «yo no soy un hombre, yo soy dinamita»; el irreverente que declara al mundo entero la muerte de Dios y el nacimiento del superhombre; uno de los nombres más populares de la filosofía. © Ana Yael
Nietzsche, el pensador que hace «filosofía a martillazos»; el polemista que se autorretrata diciendo «yo no soy un hombre, yo soy dinamita»; el irreverente que declara al mundo entero la muerte de Dios y el nacimiento del superhombre; uno de los nombres más populares de la filosofía. © Ana Yael

El pensamiento de Friedrich Nietzsche es dinamita. Él mismo lo dice en su libro Ecce homo. Llega, piensa, escribe y hace saltar por los aires todo lo que hasta ese momento hay y se cree: la confianza en la razón y la verdad, en los valores, en la fe, en el propio ser humano. Y retrata un mundo sin convicciones. «Un nihilista es alguien que prefiere creer en la nada a no creer en nada», dice el filólogo-filósofo para quien la muerte de Dios, que él mismo anuncia, nos deja huérfanos de referentes e instalados en un enorme vacío. Repasamos la vida, la obra y las ideas de este pensador que murió hace 120 años sin ser consciente —¿o siéndolo?— de la enorme influencia que tendría en Occidente en los siglos XX y XXI.

«Somos conscientes de su potencia sísmica (…) No somos ingenuos. Pensar contra Nietzsche es pensar con Nietzsche. Esa intuición siempre gravitará sobre nuestras polémicas nietzscheanas, y la podemos encontrar en Martin Heidegger. Apuntaba este, en efecto, que cualquier pensador contemporáneo estaba obligado a ejercer su pensar bajo el influjo de Nietzsche, ya fuese ‘con él’ o ‘contra él’ (…) ¿Fue Nietzsche un pensador peligroso, el más peligroso de todos? Seguramente sí, pues muchos abismos se abrieron a través de él. Ahora bien, ¿peligroso para quién?».
Jorge Polo Blanco en Anti-Nietzsche

Anti-Nietzsche, de Jorge Polo, publicado por la nueva editorial Taugenit.
Anti-Nietzsche, de Jorge Polo, publicado por la nueva editorial Taugenit.

Estamos en Turín, Italia. Año 1889. En la piazza Carlo Alberto hace frío. Nada fuera de lo normal de momento: es 3 de enero. De pronto, un alboroto: un cochero azota con el látigo sin piedad al caballo de su carruaje. El animal está en el suelo dolorido, agotado, vencido. Entre la gente que camina por la plaza a esa hora un hombre sale de repente corriendo hacia el caballo y se abraza con fuerza a su cuello, protegiéndolo, consolándolo por el maltrato que está sufriendo, y gritando a aquel conductor exigiéndole que deje de golpearlo. Ese hombre es Nietzsche y a los ojos de los viandantes allí congregados acaba de dar muestras del estado de su salud mental. A partir de este instante, el filósofo alemán cae en el delirio y comienza su cuesta abajo definitiva.

Enfermo y obsesionado por la enfermedad

Poca sorpresa quizá para quien lo conozca. El hombre solitario y enfermo está en el principio de su fin. «Su trayectoria existencial jamás presentó tintes emocionalmente saludables» escribe sobre él el filósofo español Jorge Polo Blanco en su libro Anti-Nietzsche. La crueldad de lo político, recientemente publicado por la nueva editorial Taugenit. Desde joven, Nietzsche vive enfermo y obsesionado por la enfermedad. Sus primeras jaquecas, que ya no lo abandonarán durante el resto de su vida, le aparecen a los nueve años. Siendo aún preadolescente empieza a notar problemas en la vista: miopía y dolor en los músculos que rodean a los ojos. Más tarde, pero siendo todavía excesivamente joven, llegan las molestias reumáticas, las náuseas y los vómitos frecuentes, el insomnio… «Errabundo y nómada en los últimos años de su vida consciente, llevó siempre un modus vivendi de lo más frugal —señala Jorge Polo—. Atormentado por constantes e inclementes dolores de cabeza, se halló siempre bajo la ominosa perspectiva de hundirse en la ceguera total. Los médicos, en varias ocasiones, le prohibieron leer y escribir. Por ello, algunas de sus obras fueron dictadas a sus más fieles amigos. No pueden descubrirse en su carácter demasiados elementos de jovialidad, con la excepción de algunos episodios de euforia desatada. La náusea habitó, de forma casi permanente, su espíritu y su pluma».

Nietzsche.
Lechuza.

¿Si te ha gustado el inicio de este dosier, por qué quedarte con ganas de leerlo completo?

Y estarás dando vida a este proyecto

31 COMENTARIOS

  1. Con la filosofía se debería hacer lo que se hizo con la historia religiosa: antes de Nietzsche y después de Nietzsche, ya que analizo, concluyo y se atrevió a desenmascarar a la religión y sus fanáticos, le franqueo un muro al pensamiento único, aunque los comunistas y su rosario de doctrinas estúpidas han retomado la lucha. Considero que entre los mas grandes y empatados en el primer lugar debemos colocar a: Socrates y Nietzsche, en el segundo y tercer lugar se encuentran muchos, después vendrían los que cambian algunas de sus palabras y se dicen originales.
    Nietzsche abrió la mente de mucha gente y expandió sus pensamientos, para que estos continuaran su labor, aunque algunos no lo han entendido.

  2. Acabo de descubrir a Nietzsche. un español lo puso frente a mi y luego veo el espejo de mis personajes. El verdadero ateo cuida de la iglesia. Dios está entretenido en otras vainas. ¿La desnudez humana? En la mujer las más vergonzosa afrenta, cierren los ojos. El sexo se les saldrá de las manos. Consumiré esta droga llamada nietzschilocaina.

  3. Estoy logueado. Y no entiendo nada. Una imagen y una página escrita, terminando en (No pueden descubrirse en su carácter demasiados elementos de jovialidad, con la excepción de algunos episodios de euforia desatada. La náusea habitó, de forma casi permanente, su espíritu y su pluma), donde al final te anima a suscribirte no me parece que pueda llamarse dossier, a no ser que el susodicho esté en el libro de Taugenit.

    • Cayetano, no estás viendo el dosier completo. Es mucho, muchísimo más largo de lo que dices que ves. Vuelve a entrar, por favor, para verlo completo.

  4. Jafsc, el libro no es un panfleto; es un ensayo crítico, repleto de argumentos filosóficos y aparato crítico. Y, por cierto, el propio Nietzsche era una pensador profundamente «anti».

  5. No mecesito leer más para sentir que es un anti-nietzshe total, y francamente no me interesan palabras más tòxicas que objetivas y filosóficas

  6. Hola chicos. Acabo de suscribirme y me mandáis un correo en el cual me instais a activar mi cuenta. Luego de hacerlo me piden que ponga nuevamente mi correo y lo mande. Lo curioso es que me volvéis a mandar una y otra vez el mismo correo y el Modus operandi es el mismo…vamos, porque es un artículo de nietzsche que si no, jaj…. en fin podéis contarme que pasa.
    Ah, la subscripcion a la que opte es la anual, por si sirve de algo.
    Saludos

    Pablo

  7. Hola, no consigo leer el dossier completo a pesar de estar suscrito y de haber accedido con mis claves. He podido leer otros dossieres y artículos. A lo mejor no está volcado el dossier completo sobre Nietzsche.

  8. He estado leyendo y estudiando filosofía por mi cuenta porque me apasionan los temas de ontológica. Metafísica y profundizar en la realidad última más allá de toda percepción y los límites de la ciencia. En contraposición de aquellos que dicen que la filosofía está obsoleta y superada por la ciencia y la tecnologia y todo el conocimiento moderno.

  9. Intelectualmente es uno de los filósofos que
    me motivan a filosofar, siempre he pensado que la paz, el equilibrio, el intelecto, la cultura, la creencia y lo que observo, dudo y opino, son parte de la escencia que se requiere para ser » feliz» en el espacio y tiempo que nos tocó vivir, cuando el resultado de la vida que vivió Federico, no se ajusta a lo que pienso, ni a lo que él pensó,al negar algo que incluso para el es un concepto divino muy superior al de los que nos decimos creyentes…y que como resultado obtuviste en tu vida la infelicidad y el amor erróneo y equivocado tristemente hasta en el manicomio de tu propia extinción…fue Admirable ….pero muy triste…el filósofo de la triste filosofía y lo que es peor su triste vida

  10. F.N antidemócrata, antifeminista, antisocial-comunista-anarquista, ateo por resentimiento; lo unico que esperaba era que su filosofia (era mas un filologo) le sirviera para él; y que los nuevos busquen sus propias verdades más alla de bien y del mal despues de haber experimentado todo… ¿que le ven? Si todo lo que dijo ya estaba dicho; si cualquier banda de rock and roll tiene mas filosofía que el mismo…

  11. Lamentablemente Nietzsche tuvo que encontrarse con su hacedor mas pronto de lo que imaginó. Su proclama sobre la muerte de Dios raya con la estupidez. Su razonamiento fue tan oscuro que nublo su propia mente al punto de llevarlo a la locura y la obsesión. Hoy por hoy toca cerrar los abismos que abrió con mas razonamiento y mas fe, demostrando su compatibilidad.

  12. Hola. Soy médica psiquiatra y psicoanalista argentina .Escribo porque soy frecuente lectora de Nietzsche y el artículo de ustedes no me reenvío al lugar que anunciaba, ya que no se refirió al concepto del Eterno Retorno. Me gustaría saber si es posible abordar y profundizar este tema.
    Muchas Gracias

    • Buenos días, José Luis. ¿Estás suscrito? El dosier es muchísimo más largo de lo que puede leerse en abierto, sin estar suscrito. Para poder leerlo completo hay que suscribirse y acceder con la contraseña personal. Si lo haces podrás leer todo sobre la vida y el pensamiento de Nietzsche. Muchas gracias.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre