«Meditaciones», la guía para bien vivir

Marco Aurelio (121-180), emperador romano, uno de los máximos exponentes del estoicismo tardío. Imagen: estatua ecuestre de bronce de Marco Aurelio, de los Museos Capitolinos de Roma (Italia), de dominio público (Zanner), distribuida por Wikipedia.
Marco Aurelio (121-180), emperador romano, uno de los máximos exponentes del estoicismo tardío. Imagen: estatua ecuestre de bronce de Marco Aurelio, de los Museos Capitolinos de Roma (Italia), de dominio público (Zanner), distribuida por Wikipedia.

Una de las máximas figuras del estoicismo fue el mismísimo emperador Marco Aurelio, autor de Meditaciones, un breve tratado destinado a cumplir un fin muy concreto: enseñarnos a vivir bien.

«Al despuntar la aurora, hazte estas consideraciones previas: me encontraré con un indiscreto, un ingrato, un insolente, un mentiroso, un envidioso, un insociable. Todo eso les acontece por ignorancia de los bienes y de los males. Pero yo, que he observado que la naturaleza del bien es lo bello, y que la del mal es lo vergonzoso, y que la naturaleza del pecador mismo es pariente de la mía, porque participa, no de la misma sangre o de la misma semilla, sino de la inteligencia y de una porción de la divinidad, no puedo recibir daño de ninguno de ellos, pues ninguno me cubrirá de vergüenza; ni puedo enfadarme con mi pariente ni odiarle. Pues hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros es contrario a la naturaleza. Y es actuar como adversario el hecho de manifestar indignación y repulsa»

MEDITACIONES, MARCO AURELIO

Dentro del mundo de la filosofía, existen libros de una mayor o menor utilidad práctica. Algunos tienen un lenguaje claro y ofrecen enseñanzas simples, concisas, que pueden mejorar nuestra vida si logramos asimilarlas correctamente. Meditaciones, del emperador romano Marco Aurelio, es uno de esos libros. Esta obra, que el emperador escribió para sí mismo como manera de recordar y tener a mano los principios de la filosofía que adoptó, el estoicismo, es uno de los mejores manuales de ética que nos ha dado la historia.

En él, Marco Aurelio nos explica, mediante párrafos cortos y un lenguaje muy cercano, cuáles son sus principios y las ideas que guiaron su vida, cuyo resultado no fue otro que pasar a la historia como uno de los mejores gobernantes que han existido. Es, por tanto, un libro de más que recomendable lectura, especialmente para aquellos que comienzan a acercarse al estudio de la filosofía o a aquellos que, por la razón que sea, están atravesando un momento difícil en su vida. Y es que si por algo se ha hecho famosa la filosofía estoica es por la tranquilidad de espíritu que ofrece. No es casualidad que cuando decimos que alguien se toma las cosas «con filosofía», por lo general nos referimos a las ideas de los filósofos de la Stoa (Zenon, Cleantes, Crisipo, Posidonio, Séneca, Epicteto, etc.).

Meditaciones, que el emperador Marco Aurelio escribió para sí mismo, es uno de los mejores manuales de ética que nos ha dado la historia

El lector atento podrá encontrar en esta obra, además, ideas presentes en otros movimientos filosóficos de enorme influencia —como el taoísmo o el budismo orientales o el pensamiento de Heráclito y los cínicos—, así como un sinnúmero de consejos prácticos aplicables a su propia vida. Y es que algunos conceptos del estoicismo siguen tan vigentes hoy como la primera vez que fueron expuestos hace ya miles de años.

Meditaciones, de Marco Aurelio, en versión manga, editado por La otra h.
Meditaciones, de Marco Aurelio, en versión manga, editado por La otra h.

Determinismo

Para Marco Aurelio, como para el resto de los estoicos, hay un elemento fundamental que define todos los demás aspectos de su filosofía: el determinismo. El ser humano no es libre, sino que la vida de cada uno está perfectamente prefijada por su destino. No importa aquello que hagamos, ni aquello que vivamos o las elecciones que tomemos: todo está ya escrito de antemano. No solo eso, sino que es así para bien. Es la naturaleza humana, en perfecta sintonía con la voluntad divina, la que establece cuál será el curso de nuestra vida.

Puesto que esta está determinada, lo único que hemos de hacer nosotros es actuar conforme a nuestra naturaleza, es decir, respetando nuestro destino. No existe alternativa, y si la perfecta inteligencia de la naturaleza nos lo ha impuesto es porque así es como ha de ser.

La filosofía de la tranquilidad

Es de ese modo que los estoicos logran la gran característica que los ha hecho famosos: la ataraxia. La imperturbabilidad de ánimo. Al aceptar las cosas que suceden como parte de su destino, los estoicos dejaron de lado las preocupaciones, las frustraciones y, en general, cualquier emoción. Vivían por y para la razón, elemento definitorio de la naturaleza humana.

De esta manera, este —corto en extensión, pero grande en contenido— libro, se convierte en un soberbio manual de ética estoica, plagado de consejos prácticos. A través de sus páginas, el emperador —y quizá por su título llame aún más la atención de su mensaje— nos invita a vivir frugalmente, alejándonos de los placeres y pasiones animales, y a centrar nuestra existencia en vivir conforme a la naturaleza racional del hombre.

Los estoicos vivían por y para la razón, elemento definitorio de la naturaleza humana

Especifican estas Meditaciones que el ser humano sabio y virtuoso ha de alejarse tanto de los recuerdos del pasado como de las expectativas del futuro, por la sencilla razón de que ambos no existen. El pasado ya no es, el futuro no ha llegado. Por tanto, es inútil gastar nuestra energía pensando en ellos. Toda nuestra atención ha de estar en el presente, único tiempo en que tenemos poder. Además, este es el único modo de proceder acorde a la lógica: no hemos de preocuparnos por el futuro porque está predeterminado y, aunque quisiéramos, no podríamos cambiarlo. Debemos abandonarnos a lo que sea que ocurra sin preocuparnos. No solo porque sea lo mejor y necesario, sino porque, cuando llegue el momento, lo abordaremos con la misma entereza y buen juicio que tengamos hoy.

La vida es, por tanto, realmente brevísima. Puesto que no poseemos más que el ahora, el instante presente, no hemos de perderlo en fantasías o esperanzas. Todo en la vida estoica —acto, palabra o pensamiento— va encaminado a un fin, que no es otro que el perfeccionamiento personal. De este modo, Meditaciones nos persuade de no vivir tratando de adivinar las consecuencias de nuestros actos. No hemos de buscar fines concretos. Hemos de actuar bien, buscando la máxima virtud posible… y será lo que tenga que ser. No son de nuestra incumbencia las consecuencias de nuestros actos, sino de los dioses que han trazado el plan.

Esta visión, la de comportarnos como actores en una obra escrita por otro, puede parecer profundamente deprimente para algunos —¡qué clase de vida es una que carezca de emociones!—, pero se revela exactamente como el estoico la defiende: libre de dolor. Una existencia profundamente en paz, sin frustraciones ni preocupaciones. Una docilidad espiritual que sustituye todo eso que altera la calidad de nuestra vida por una profunda calma. Marco Aurelio lo explica así:

«Cuando busquemos un modelo de vida, fijémonos en una piedra de la playa. Es batida continuamente por las olas, pero ella permanece inmóvil y tranquila, y al final, en torno a ella se calman las aguas».

El pasado ya no es, el futuro no ha llegado. Toda nuestra atención ha de estar en el presente. Además, el futuro está escrito y, aunque quisiéramos, no podríamos cambiarlo

Indiferencia ante la muerte

Incluso ante el trance de la muerte nos convence Marco Aurelio de mantener nuestro ánimo reposado y en paz. La muerte, lo mismo que la vida y los sucesos que en ella experimentamos, escapan por completo a nuestro control. ¿Por qué preocuparnos entonces? La misma llegará cuando deba hacerlo, sea mañana o dentro de cincuenta años. No importa.

El sabio reconoce que no es más que una minúscula pieza dentro del gigantesco tablero de juego del universo. Sabe que, por mucha fama, riqueza o poder que tenga, pasará al olvido como los millones de seres que vivieron antes que él. Consciente del minúsculo papel que tiene dentro del plan global elaborado por los dioses, se limita a vivir su vida mejorándose y aceptando lo que le toca vivir. Y cuando esta termina, la entrega del mismo modo que la vivió: en paz.

Simplifícate

Meditaciones, de Marco Aurelio, en edición de Cátedra.
Meditaciones, de Marco Aurelio, en edición de Cátedra.

Podemos observar, por todo lo anterior, que en el libro Marco Aurelio hace una encendida apuesta por simplificar nuestra existencia. Fuera preocupaciones, objetivos y dolores. No nos harán vivir mejor y, además, no se adecuan a nuestra naturaleza humana. Huyamos de los placeres, de los apegos y de las opiniones de quienes nos rodean. No importan. Todo está trazado ya, incluso para aquellos que no lo creen.

¿Perder el tiempo discutiendo? ¿Para qué? Si alguien tiene voluntad de oírte, podrás persuadirlo tranquilamente; si no, aléjate. Tu vida es muy breve, aprovéchala siendo un hombre de bien.

¿Buscas descanso? No viajes o te refugies en la soledad de la naturaleza. No lo necesitas, porque existe un lugar donde están todas las respuestas y la paz que anhelas: tu interior. Esto es así porque tienes en ti mismo la razón, la cualidad divina que te conecta con el universo. Olvida lo externo, no es importante. Lo externo no lo puedes controlar, no depende de tu voluntad. Lo único que de verdad importa es aquello que nadie te puede quitar: tu mente. Domínala y ella dominará tus acciones, instándote a vivir racionalmente, único objetivo del ser humano. Todo lo demás te será dado por añadidura.

Lo único que importa es aquello que nadie puede quitarte: tu mente

El buen vivir

De este modo vivir bien es realmente muy fácil. Y precisamente en esa sencillez está la paz espiritual. No es extraño que el estoicismo encontrara su hueco en los periodos convulsos de nuestra historia. Muchos han sido los hombres, filósofos o no, que han tomado los principios de la ética estoica como guía. Frente a otras escuelas filosóficas que nos cargan con la responsabilidad de nuestra vida, poniendo sobre nuestras espaldas el peso de todo aquello que nos acontece, el estoicismo nos ofrece una alternativa liberadora.

¿Filosofía para débiles que quieren escurrir el bulto? Tal vez…, si es que podemos considerar débiles a quienes, como Marco Aurelio o Epicteto, fueron capaces de alcanzar el máximo dominio de sí mismos, lo cual, por cierto, es algo muy parecido a ser verdaderamente libre.

13 citas para la felicidad y la tranquilidad

  1. «Acuérdate de esto siempre: para vivir felizmente basta con muy poco».
  2. «El verdadero modo de vengarse de un enemigo es no parecérsele».
  3. «Es ridículo no intentar evitar tu propia maldad, lo cual es posible, y en cambio intentar evitar la de los demás, lo cual es imposible».
  4. «La vida de un hombre es lo que sus pensamientos hacen de ella».
  5. «No desprecies la muerte, acéptala de buen grado, porque forma parte de lo establecido».
  6. «No lo hagas si no conviene. No lo digas si no es verdad».
  7. «Recuerdo a los hombres famosos del pasado: Alejandro, Pompeyo, Julio César, Sócrates y tantos otros; y me pregunto: ¿dónde están? ¡Cuánto han luchado, para luego morir y volverse tierra!».
  8. «Pronto me llegará la orden: te has embarcado; has navegado; has llegado; desembarca…».
  9. «En ninguna parte puede hallar el hombre un retiro tan apacible y tranquilo como en la intimidad de su alma».
  10. «Todo lo que escuchamos es una opinión, no un hecho. Todo lo que vemos es una perspectiva, no es la verdad».
  11. «Vive una buena vida. Si hay dioses y son justos, te darán la bienvenida en base a las virtudes por las que has vivido. Si no hay dioses, habrás vivido una vida noble que perdurará en la memoria de tus seres queridos. Y si hay dioses, pero son injustos, entonces no debes querer adorarlos».
  12. «Tú tienes poder sobre tu mente, no sobre los acontecimientos. Date cuenta de esto y encontrarás la fuerza».
  13. «No vivas como si fueras a vivir diez mil años. Tu destino pende de un hilo. Mientras estés vivo, hazte bueno».
Haz clic aquí.
Haz clic aquí.

20 COMENTARIOS

  1. Qué grandes los antiguos. Deberíamos volver a leerlos. No sin razón, Newton dijo que lo que pudo emprender fue por haberse montado en hombros de gigantes. Hasta los 12 años leyó la biblia y aprendíó latín como niño de pueblo. Accedió a esos grandes pensadores. Si bien han pasado milenios, sus enseñanzas nos siguen sirviendo.

  2. Creo que algunas personas acá confunden filosofia con religiosidad y ese fanatismo las torna ciegas, ademas que la teologia es copiada y se basea en principios filosoficos seculares, asi como el judaismo se inspiró en el la religión suméria, el cristianismo en el judaismo y por ahí vá. Otra cosa es que las personas en su ignorancia (en la cual todos abrazamos ella en algun momento y lo seguiremos haciendo) mezclan conceptos baeados en hallismos e pseudo-empiricos en si mismos do que en fuentes bibliograficas e históriografia, yá que es claro que lo que Marco Aurélio trata en las meditacionés tiene todo un contexto analogico cultural de época mismo que estas se tornaran anacronicas por momentos de forma literaria y sus maximas sirven fiablemente como ejercicios espirituales como bien nos comparte Pierre Hadot. Entonces antes de hacer algun comentário apenas en lo que suponen, recomiendo primero ler y entender la Paideia (cultura y educación Griega) Helenica, comprender los estoicos como un todo, el conceto de filosofia en ejercicios espirituales através de la eséncia de los «HYPOMNÉMATA y su PROSOCHE ESTOICA».

    Solo asi de ese modo iran realmente entender lo que Marco Aurélio quis expresar, ademas que fueron escritos para si mismo y no para los otros, las meditaciones fueron tardiamente despues reveladas y Marco Aurélio en la verdad nunca quiso ni las escribio para la posteridad en el sentido literario para el publico en general. Entoces por favor nada de fanatismo religioso para interpretar una filosofia que nada tiene a ver con eso. Hasta porque como dijo el cristianismo se baseo en la filosofia secular para justificar y establecer una base ideologica: Agustin de Hipona era influenciado e inspirado por Platon, el maniqueísmo y por el neoplatonismo de Plotino. Tomás de Aquino era totalmente Aristótelico. Entonces desenvolver una teolgia cristiana romana apostolica y catolica en su principio en base de las ideas de otros es fácil.

    Y para concluir es bueno dejar claro que la verdade siempre se torna relativa cuando es analizada a partir del individuo, mejor explicado seria: cada vida es un mundo diferente y una verdad puede no ser tan verdadera para otros y viceversa. El Estoicismo tiene sus ramificaciones y lo hay desde el mas radical hasta el mas moderado y como todas las ramas de la filosofia un gajo (una rama) solo no hace un arbol, entoces es bueno conocer tods los parametros y ramificaciones de la filosofia para comprender mejor, hasta história romana en caso de Marco Aurélio, Séneca, Cícero entre otros.

    MAXIMAS DE TODOS

    Como digo:

    «Nadie es dueño de la verdad pero eso no nos exime de procurarla» RG

    «Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas.» Bertrand Russell

    «A veces las personas no quieren escuchar la verdad porque no quieren destruir sus ilusiones.» Friedrich Nietzsche

    «En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven.» Nicolás Maquiavelo

    «La mentira más común es aquella con la que las personas se engañan a sí mismas.» Friedrich Nietzsche

    Eco siendo Eco:

    «Las redes sociales dieron el derecho a la palabra, a una ‘legión de imbeciles’ que antes discutian apenas en la esquina de un bar y después de beber una copa de vino, sin perjudicar a la coletividad» Humberto Eco

    «No es que sea malo…, es que el politicamente correcto me enferma y deja a las personas mas tontas de lo que son» RG

    «Una persona que crítica sin argumentación es igual al tonto que busca su nombre en el diccionario sabiendo que no tiene significado…» RG

    «Aquel no busca el conocimiento mas allá de los mitos y religiónes se hace esclavo de la sabedoria e ignorancia ajena.» RG

    «Quien come del fruto del conocimiento es siempre expulsado de algún paraíso.» Melanie Klein

    Abraços!

  3. La verdad,está escrita en pedazos. El libro tiene muchas verdades,pero no estoy de acuerdo cuando enseña en no preocuparnos por el futuro. Si yo no aprendo a leer pués seré un analfabeta y no creo que eso esté escrito en mi porvenir oculto. Mas o menos entiendo que el filósofo se afianza en aquello que dice la Biblia en que no nos preocupemos por el comer mañana porque los pájaros no siembran y el señor les provee alimento y que no nos preocupemos por el vestir porque los lirios visten mejor que el sabio Salomón. Pero de todas maneras el libro deja muchas y buenas enseñanzas.

    • Su filosofia deja buenas enseñanzas, un gran pensador… yo me baso en la Biblia para lograr comprender y aceptar el pasado, vivir y disfrutar el presente, siendo mi mejor version y recibir con benevolencia el futuro, aunque me preparo para tomar la responsabilidad de crearlo con lo que me ha sido dado y las oportunidades que Dios me brinda. Lo disfruto todo…. tal y como se presenta.

  4. Me parece que todo libro tiene algo rescatable,sin embargo solo con la lectura del articulo puedo darme cuenta que no estoy deacuerdo en todo.Repecto a lo de filosofia de debiles,la verdad no podria asegurarlo…pero hay inconsistencias…si se supone que todo esta ya escrito,Marco Aurelio no nesecitaba ser fuerte ni sabio,porque ya estaba escrito…una filosofia asi desalentaria la lucha.Pero en fin,creo que hay mucho rescatable.Gracias por el articulo,en todo caso me desperto la,curiosidad por leer el libro.

  5. El pasado ya no es, el futuro aún no ha llegado, toda nuestra atención debe estar puesta en el presente. Ahora bien, podemos vivir el presente si todo nuestro conocimiento es pasado y es a través de el que percibimos es el presente. Creo que este es el kit de toda la cuestión

  6. “No lo hagas si no conviene. No lo digas si no es verdad” La segunda es clara y estoy de acuerdo; la primera se presta a dudas ya que hay cosas que «convienen» pero podrían ser reprobables para el rasero de Marco Aurelio y también para el de, ciertamente, algunas pocas personas. Sé lo que quiso decir pero el concepto tiene mucho más peso del que aparenta.

  7. Una nota para quien esté interesado en comprar o leer esta obra. Para esta obra es muy importante comparar y leer un poco distintas ediciones para encontrar la que más os guste, ya que las traducciones varían de forma bastante importante (una razón es que las fuentes del original son fragmentarias y difíciles de interpretar). Mi edición preferida es a cargo de Javier Campos Daroca en la ed. Anaya (creo, y el título es «Pensamientos»), debido a que recorta la retórica un poco formal que hay en otras ediciones, y queda un tono mucho más personal, más íntimo, que acerca el mensaje y coincide mejor con lo que era la obra: una especie de diario filosófico y muy personal del emperador, por él mismo y para sí mismo.

  8. Marco Aurelio es mi mentor, mi alma gemela. He leído muchos de sus escritos, y he tratado de adoptar muchos de los principios del estoicismo, pues es realmente una filosofía muy práctica que se adapta muy bien a mi forma de ser. Su religión, que tiene aún seguidores hoy día, es muy similar a sus ideas y a su filosofía de vida…

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre