“Meditaciones”, la guía para bien vivir

Marco Aurelio (121-180), emperador romano, uno de los máximos exponentes del estoicismo tardío. Imagen: estatua ecuestre de bronce de Marco Aurelio, de los Museos Capitolinos de Roma (Italia), de dominio público (Zanner), distribuida por Wikipedia.
Marco Aurelio (121-180), emperador romano, uno de los máximos exponentes del estoicismo tardío. Imagen: estatua ecuestre de bronce de Marco Aurelio, de los Museos Capitolinos de Roma (Italia), de dominio público (Zanner), distribuida por Wikipedia.

Una de las máximas figuras del estoicismo fue el mismísimo emperador Marco Aurelio, autor de “Meditaciones”, un breve tratado destinado a cumplir un fin muy concreto: enseñarnos a vivir bien.

Dentro del mundo de la filosofía, existen libros de una mayor o menor utilidad práctica. Algunos tienen un lenguaje claro y ofrecen enseñanzas simples, concisas, que pueden mejorar nuestra vida si logramos asimilarlas correctamente.  Meditaciones, del emperador romano Marco Aurelio, es uno de esos libros. Esta obra, que el emperador escribió para sí mismo como manera de recordar y tener a mano los principios de la filosofía que adoptó, el estoicismo, es uno de los mejores manuales de ética que nos ha dado la historia.

En él, Marco Aurelio nos explica, mediante párrafos cortos y un lenguaje muy cercano, cuáles son sus principios y las ideas que guiaron su vida, cuyo resultado no fue otro que pasar a la historia como uno de los mejores gobernantes que han existido. Es, por lo tanto, un libro de más que recomendable lectura, especialmente para aquellos que comienzan a acercarse al estudio de la filosofía o a aquellos que, por la razón que sea, están atravesando un momento difícil en su vida. Y es que la filosofía estoica si por algo se ha hecho famosa, es por la tranquilidad de espíritu que ofrece. No es casualidad que cuando decimos que alguien se toma las cosas “con filosofía”, por lo general nos referimos a las ideas de los filósofos de la Stoa (Zenon, Cleantes, Crisipo, Posidonio, Séneca, Epicteto, etc.).

Meditaciones, que el emperador Marco Aurelio escribió para sí mismo, es uno de los mejores manuales de ética que nos ha dado la historia

El lector atento podrá encontrar en esta obra, además, ideas presentes en otros movimientos filosóficos de enorme influencia -como el taoísmo o el budismo orientales o el pensamiento de Heráclito y los cínicos-, así como un sinnúmero de consejos prácticos aplicables a su propia vida. Y es que algunos conceptos del estoicismo siguen tan vigentes hoy como la primera vez que fueron expuestos hace ya miles de años.

Determinismo

"Meditaciones", el manga de la colección La Otra H.
“Meditaciones”, de Marco Aurelio, en versión manga, para todos los públicos, editado por La Otra H.

Para Marco Aurelio, como para el resto de los estoicos, hay un elemento fundamental que define todos los demás aspectos de su filosofía: el determinismo. El ser humano no es libre, sino que la vida de cada uno está perfectamente prefijada por su destino. No importa aquello que hagamos, ni aquello que vivamos o las elecciones que tomemos: todo está ya escrito de antemano. No sólo eso, sino que es así para bien. Es la naturaleza humana, en perfecta sintonía con la voluntad divina, la que establece cuál será el curso de nuestra vida.

Puesto que esta está determinada, lo único que hemos de hacer nosotros es actuar conforme a nuestra naturaleza, es decir, respetando nuestro destino. No existe alternativa, y si la perfecta inteligencia de la naturaleza nos lo ha impuesto es porque así es como ha de ser.

La filosofía de la tranquilidad

Es de ese modo que los estoicos logran la gran característica que los ha hecho famosos: la ataraxia. La imperturbabilidad de ánimo. Al aceptar las cosas que suceden como parte de su destino, los estoicos dejaron de lado las preocupaciones, las frustraciones y, en general, cualquier emoción. Vivían por y para la razón, elemento definitorio de la naturaleza humana.

De esta manera, este –corto en extensión, pero grande en contenido– libro, se convierte en un soberbio manual de ética estoica, plagado de consejos prácticos. A través de sus páginas, el emperador –y quizá por su título llame aún más la atención de su mensaje– nos invita a vivir frugalmente, alejándonos de los placeres y pasiones animales, y a centrar nuestra existencia en vivir conforme a la naturaleza racional del hombre.

Los estoicos vivían por y para la razón, elemento definitorio de la naturaleza humana

Especifican estas Meditaciones que el ser humano sabio y virtuoso ha de alejarse tanto de los recuerdos del pasado como de las expectativas del futuro, por la sencilla razón de que ambos no existen. El pasado ya no es, el futuro no ha llegado. Por tanto, es inútil gastar nuestra energía pensando en ellos. Toda nuestra atención ha de estar en el presente, único tiempo en que tenemos poder. Además, este es el único modo de proceder acorde a la lógica: no hemos de preocuparnos por el futuro porque está predeterminado y, aunque quisiéramos, no podríamos cambiarlo. Debemos abandonarnos a lo que sea que ocurra sin preocuparnos. No sólo porque sea lo mejor y necesario, sino porque, cuando llegue el momento, lo abordaremos con la misma entereza y buen juicio que tengamos hoy.

La vida es, por tanto, realmente brevísima. Puesto que no poseemos más que el ahora, el instante presente, no hemos de perderlo en fantasías o esperanzas. Todo en la vida estoica –acto, palabra o pensamiento– va encaminado a un fin, que no es otro que el perfeccionamiento personal. De este modo, Meditaciones nos persuade de no vivir tratando de adivinar las consecuencias de nuestros actos. No hemos de buscar fines concretos. Hemos de actuar bien, buscando la máxima virtud posible… y será lo que tenga que ser. No son de nuestra incumbencia las consecuencias de nuestros actos, sino de los dioses que han trazado el plan.

Esta visión, la de comportarnos como actores en una obra escrita por otro, puede parecer profundamente deprimente para algunos –¡qué clase de vida es una que carezca de emociones!–, pero se revela exactamente como el estoico la defiende: libre de dolor. Una existencia profundamente en paz, sin frustraciones ni preocupaciones. Una docilidad espiritual que sustituye todo eso que altera la calidad de nuestra vida por una profunda calma. Marco Aurelio lo explica así:

“Cuando busquemos un modelo de vida, fijémonos en una piedra de la playa. Es batida continuamente por las olas, pero ella permanece inmóvil y tranquila, y al final, en torno a ella se calman las aguas”.

El pasado ya no es, el futuro no ha llegado. Toda nuestra atención ha de estar en el presente. Además, el futuro está escrito y, aunque quisiéramos, no podríamos cambiarlo

Indiferencia ante la muerte

"Estoicos", editorial Nueva Acrópolis.
“Los estoicos: Epicteto, Séneca, Marco Aurelio”, de la editorial Nueva Acrópolis.

Incluso ante el trance de la muerte nos convence Marco Aurelio de mantener nuestro ánimo reposado y en paz. La muerte, lo mismo que la vida y los sucesos que en ella experimentamos, escapan por completo a nuestro control. ¿Por qué preocuparnos entonces? La misma llegará cuando deba hacerlo, sea mañana o dentro de 50 años. No importa.

El sabio reconoce que no es más que una minúscula pieza dentro del gigantesco tablero de juego del universo. Sabe que, por mucha fama, riqueza o poder que tenga, pasará al olvido como los millones de seres que vivieron antes que él. Consciente del minúsculo papel que tiene dentro del plan global elaborado por los dioses, se limita a vivir su vida mejorándose y aceptando lo que le toca vivir. Y cuando esta termina, la entrega del mismo modo que la vivió: en paz.

Simplifícate

Podemos observar, por todo lo anterior, que en el libro Marco Aurelio hace una encendida apuesta por simplificar nuestra existencia. Fuera preocupaciones, objetivos y dolores. No nos harán vivir mejor y, además, no se adecuan a nuestra naturaleza humana. Huyamos de los placeres, de los apegos y de las opiniones de quienes nos rodean. No importan. Todo está trazado ya, incluso para aquellos que no lo creen.

¿Perder el tiempo discutiendo? ¿Para qué? Si alguien tiene voluntad de oírte, podrás persuadirlo tranquilamente; si no, aléjate. Tu vida es muy breve, aprovéchala siendo un hombre de bien.

¿Buscas descanso? No viajes o te refugies en la soledad de la naturaleza. No lo necesitas, porque existe un lugar donde están todas las respuestas y la paz que anhelas: tu interior. Esto es así porque tienes en ti mismo la razón, la cualidad divina que te conecta con el universo. Olvida lo externo, no es importante. Lo externo no lo puedes controlar, no depende de tu voluntad. Lo único que de verdad importa es aquello que nadie te puede quitar: tu mente. Domínala y ella dominará tus acciones, instándote a vivir racionalmente, único objetivo del ser humano. Todo lo demás te será dado por añadidura.

Lo único que importa es aquello que nadie puede quitarte: tu mente

El buen vivir

“Meditaciones”, de Marco Aurelio, en edición de Cátedra.

De este modo vivir bien es realmente muy fácil. Y precisamente en esa sencillez está la paz espiritual. No es extraño que el estoicismo encontrara su hueco en los periodos convulsos de nuestra historia. Muchos han sido los hombres, filósofos o no, que han tomado los principios de la ética estoica como guía. Frente a otras escuelas filosóficas que nos cargan con la responsabilidad de nuestra vida, poniendo sobre nuestras espaldas el peso de todo aquello que nos acontece, el estoicismo nos ofrece una alternativa liberadora.

¿Filosofía para débiles que quieren escurrir el bulto? Tal vez… si es que podemos considerar débiles a quienes, como Marco Aurelio o Epicteto, fueron capaces de alcanzar el máximo dominio de sí mismos, lo cual, por cierto, es algo muy parecido a ser verdaderamente libre.

13 citas para la felicidad y la tranquilidad

“Acuérdate de esto siempre: para vivir felizmente basta con muy poco”

“El verdadero modo de vengarse de un enemigo es no parecérsele”

“Es ridículo no intentar evitar tu propia maldad, lo cual es posible, y en cambio intentar evitar la de los demás, lo cual es imposible”

“La vida de un hombre es lo que sus pensamientos hacen de ella”

“No desprecies la muerte, acéptala de buen grado, porque forma parte de lo establecido”

“No lo hagas si no conviene. No lo digas si no es verdad”

“Recuerdo a los hombres famosos del pasado: Alejandro, Pompeyo, Julio César, Sócrates y tantos otros; y me pregunto: ¿dónde están? ¡Cuánto han luchado, para luego morir y volverse tierra!”

“Pronto me llegará la orden: te has embarcado; has navegado; has llegado; desembarca…”

“En ninguna parte puede hallar el hombre un retiro tan apacible y tranquilo como en la intimidad de su alma”

“Todo lo que escuchamos es una opinión, no un hecho. Todo lo que vemos es una perspectiva, no es la verdad”

“Vive una buena vida. Si hay dioses y son justos, te darán la bienvenida en base a las virtudes por las que has vivido. Si no hay dioses, habrás vivido una vida noble que perdurará en la memoria de tus seres queridos. Y si hay dioses, pero son injustos, entonces no debes querer adorarlos”

“Tú tienes poder sobre tu mente, no sobre los acontecimientos. Date cuenta de esto y encontrarás la fuerza”

“No vivas como si fueras a vivir diez mil años. Tu destino pende de un hilo. Mientras estés vivo, hazte bueno”.

6 COMENTARIOS

  1. Marco Aurelio es mi mentor, mi alma gemela. He leído muchos de sus escritos, y he tratado de adoptar muchos de los principios del estoicismo, pues es realmente una filosofía muy práctica que se adapta muy bien a mi forma de ser. Su religión, que tiene aún seguidores hoy día, es muy similar a sus ideas y a su filosofía de vida…

  2. Una nota para quien esté interesado en comprar o leer esta obra. Para esta obra es muy importante comparar y leer un poco distintas ediciones para encontrar la que más os guste, ya que las traducciones varían de forma bastante importante (una razón es que las fuentes del original son fragmentarias y difíciles de interpretar). Mi edición preferida es a cargo de Javier Campos Daroca en la ed. Anaya (creo, y el título es “Pensamientos”), debido a que recorta la retórica un poco formal que hay en otras ediciones, y queda un tono mucho más personal, más íntimo, que acerca el mensaje y coincide mejor con lo que era la obra: una especie de diario filosófico y muy personal del emperador, por él mismo y para sí mismo.

  3. “No lo hagas si no conviene. No lo digas si no es verdad” La segunda es clara y estoy de acuerdo; la primera se presta a dudas ya que hay cosas que “convienen” pero podrían ser reprobables para el rasero de Marco Aurelio y también para el de, ciertamente, algunas pocas personas. Sé lo que quiso decir pero el concepto tiene mucho más peso del que aparenta.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre