Marx, Nietzsche y Freud: filósofos de la sospecha

En 1965, el filósofo francés Ricoeur une a Marx, Nietzsche y Freud (de izda. a dcha.) bajo un nombre común: los filósofos de la sospecha o los maestros de la sospecha. Ricoeur encuentra que los tres ponen bajo la lupa las deficiencias de la noción de sujeto, que había sido la base sobre la que se había elaborado la filosofía moderna. Foto de Marx, de John Jabez Edwin Mayall; foto de Nietzsche, de Friedrich Hartmann, ambas vía Wikimedia Commons.
En 1965, el filósofo francés Ricoeur une a Marx, Nietzsche y Freud (de izda. a dcha.) bajo un nombre común: los filósofos de la sospecha o los maestros de la sospecha. Ricoeur encuentra que los tres ponen bajo la lupa las deficiencias de la noción de sujeto, que había sido la base sobre la que se había elaborado la filosofía moderna. Foto de Marx, de John Jabez Edwin Mayall; foto de Nietzsche, de Friedrich Hartmann, ambas vía Wikimedia Commons.

¿Qué tienen en común Marx, Nietzsche y Freud? Casi nada y mucho. Que los tres son autores y pensadores y los tres nacieron y vivieron en el siglo XIX. Y hasta aquí sus aparentes coincidencias en un análisis rápido. Aunque si pudiéramos entrevistar hoy al filósofo francés Paul Ricoeur y le hiciéramos a él esa misma pregunta, nos respondería que los tres son los filósofos de la sospecha: los tres critican la sociedad que conocen con el objetivo de cambiarla.

Por Amalia Mosquera

Los tres, Karl Marx, Friedrich Nietzsche y Sigmund Freud, expresan, cada uno a su manera, la crisis de la filosofía de la modernidad; los tres muestran un espíritu crítico hacia la sociedad del momento y cuestionan los valores de su época. Esta actitud y este pensamiento podría reunirlos como parte de un mismo “movimiento” –que nunca fue tal– al que puso nombre el filósofo francés Paul Ricoeur.

En 1965, Ricoeur (1913-2005) une a Marx, Nietzsche y Freud bajo un paraguas común: los filósofos de la sospecha o los maestros de la sospecha. ¿Por qué? ¿Cuál es el origen de esa denominación que crea Ricoeur? Analizando sus obras, Ricoeur encuentra que los tres ponen bajo la lupa las deficiencias de la noción de sujeto, que había sido la base sobre la que se había elaborado la filosofía moderna. Sospechan de los valores que las sociedades europeas han aceptado como válidos provenientes de la Ilustración, el movimiento cultural e intelectual que se desarrolló en el siglo XVIII. Sospechan de la libertad del hombre, que se ve limitada por el Estado, la religión u otros factores. Sospechan que la sociedad occidental está sustentada sobre un error: la creencia ciega en la razón, en el progreso y en la preeminencia de un sujeto libre de la subjetividad. Sospechan y cuestionan el racionalismo que impera en la época e intentan liberar al hombre de la conciencia falsa que le ha sido impuesta.

Qué es la conciencia

El término conciencia procede del latín "conscientia": "cum", con, y "scientia", ciencia, conocimiento, saber. Conciencia, pues, significa “con conocimiento”.
El término conciencia procede del latín “conscientia”: “cum”, con, y “scientia”, ciencia, conocimiento, saber. Conciencia, pues, significa “con conocimiento”.

Si atendemos a su raíz etimológica–del latín conscientia: cum, con, y scientia, ciencia, conocimiento, saber = “con conocimiento”–, la conciencia es saber algo dándose uno cuenta de que lo sabe, o tener una experiencia sabiendo que se tiene. La conciencia tiene dos sentidos esenciales: el representativo y el reflexivo. La conciencia representativa es la que se refiere a los objetos (veo eso y tengo conciencia de lo que es); la conciencia reflexiva se refiere a uno mismo (yo tengo conciencia de que yo soy y sé).

Marx, Nietzsche y Freud sospechan y critican en un aspecto diferente y con un argumento distinto, guiado cada uno por su pensamiento. Y una vez que detectan el problema, cada uno de ellos propone un camino para solucionarlo. Los tres señalan que, tras la noción clásica de sujeto, se esconden unos elementos que lo condicionan. Esto les permite pensar –sospechar– que el hecho de crear una filosofía sobre esta noción es una falacia. Y es más, que la misma noción de conciencia también es otra falacia. Dicho de una forma, los tres pensadores afirman que el sujeto no se construye a sí mismo, sino que es resultado de condicionantes históricos, sociales, morales y psíquicos.

Para Marx, la conciencia del individuo se falsea por intereses económicos y como solución propone acabar con la ideologización; Nietzsche culpa de esta falsa conciencia al resentimiento de la debilidad y apuesta por la restauración del nuevo hombre; Freud ve la causa en las represiones del inconsciente y establece una terapia para abrirle la puerta y darles rienda suelta.

Los tres afirman que el sujeto no se construye a sí mismo, sino que es resultado de condicionantes históricos, sociales, morales y psíquicos

Marx: el motor del cambio es la economía

Karl Marx (1818-1883) detecta el problema descubriendo que la ideología es en realidad una falsa conciencia enmascarada por el materialismo y los intereses económicos. La sociedad del siglo XIX vive unas circunstancias desastrosas que hay que cambiar con urgencia. Es la falsa conciencia social, política y económica. Los ideales ilustrados han calado hondo en las élites europeas, que los utilizan para establecer políticas liberales en lo económico que reducen la intervención del Estado. La Revolución industrial consolida el capitalismo como sistema de producción, y sus consecuencias son terribles: el hacinamiento en las ciudades de miles de trabajadores con empleos realizados en condiciones infrahumanas, jornadas larguísimas cobrando sueldos míseros. La explotación masiva del ser humano por el ser humano.

Marx advierte del error de pensar que el motor del cambio son las ideas; el motor del cambio es la economía. La ideología y la filosofía corresponden a la clase dominante, que gracias a ellas se mantiene en su posición de privilegio. Hay que cambiar este mundo injusto para crear un mundo nuevo de seres libres e iguales. Hay que conseguir la igualdad social donde no existan las clases ni el Estado.

Para Marx, la organización social y laboral del siglo XIX había provocado la explotación del ser humano por el ser humano

Nietzsche: los valores de la moral son decadentes

Nietzsche (1844-1900) habla de la necesidad de cambiar los falsos valores que han dominado en la sociedad occidental a lo largo de la historia, una moralidad que nace a partir de un resentimiento contra la vida. Nietzsche critica la falsa conciencia moral. La moral está llevando al ser humano a la decadencia. Sus valores son decadentes. La moral cristiana de la época en Occidente convierte a los ciudadanos en esclavos de ellos mismos. El bien y el mal presididos por dios. La alienación religiosa. Es una moral de esclavos basada en el sacrificio y el dolor que los poderosos la utilizan para dominar a los oprimidos. La solución llegará con el hombre del futuro, un Superhombre poderoso, seguro de sí mismo, independiente, individualista y que vivirá en libertad.

Nietzsche propone el desarrollo del Superhombre, seguro, independiente y libre. Freud, la liberación mediante la liberación del inconsciente

Freud: la mayor parte de la psique humana es irracional

Freud (1844-1900) critica la falsa conciencia racional. Establece la relación entre ser humano y razón y dice que la mayor parte de la psique humana es irracional y se basa en pulsiones inconscientes que desconocemos pero que controlan y gobiernan nuestra vida y nuestra conducta. Para el padre del psicoanálisis, las motivaciones humanas son irracionales y están causadas por el inconsciente. El ser humano vive en lucha interior constante entre sus instintos, los impulsos destructores y su ambiente cultural. Freud habla del Principio de placer y el Principio de realidad. El primero busca lo placentero y huye de lo que no lo es, pero la realidad se impone socioculturalmente. Freud se refiere a las pulsiones debidas a la represión del inconsciente, esto es, la parte de la mente de la que no tenemos conciencia, pero que muestra signos de su presencia de diversas formas. Un inconsciente que domina y rige los actos de la conciencia. La solución que propone: una vía de escape para defendernos, la terapia psicoanalítica, que permitirá liberar nuestro inconsciente para que así podamos vivir en paz con los demás.

Dios como engaño

Además de la crítica a la falsa conciencia que detectó Paul Ricouer, los tres pensadores coinciden en su ateísmo, convencidos de la idea de que Dios es un pretexto creado para engañar a la gente, una herramienta inventada para alejarla de la razón y de la realidad.

“La religión es el opio del pueblo. Es el espíritu de un mundo que carece de espíritu”, dice Marx. Un analgésico. Cuando las necesidades espirituales no están cubiertas, la sociedad busca evadirse a otro mundo imaginario en el que se le prometa una vida mejor. Y eso es para Marx la religión.

Según Nietzsche, las religiones influyen sobre los hombres débiles. “Dios ha muerto”, afirma. Y su muerte permite desarrollar un hombre nuevo, superior, que crea sus propios valores morales, necesarios, pero sin Dios.

Para Freud, la religión es una neurosis cercana a veces a la locura, una amenaza para la libertad, la verdad y la felicidad; “La religión es una neurosis obsesiva universal de la humanidad”, escribe.

10 COMENTARIOS

  1. Epicuro y Demócrito, grandes filósofos griegos en que Marx puso todo su corazón. Puede que el termino proletariado, se lo infundieran ellos.

  2. De lo apriori biológico a lo apriori social que “casi” se incrusta en el ADN cuando lo social adquiere ribetes biológicos que conducen al predeterminismos individual sometidos a un interés predominantemente económico aunque no exclusivamente. Reclamamos una unidad social a partir de los individuos libres.

  3. Los ateos, aquellos que buscaron recrear a la humanidad, expulsando a Dios de las conciencias humanas. Carlos Marx, filósofo de los proletarios, cuya visión se hizo, aparentemente vida, con Lenin y Stalin en la URSS, ¿cuántos genocidios se hicieron en nombre del proletariado? En China, Mao Tse Tung y sus aliados se hicieron dioses, en la que, con el Libro Rojo, los chinos repetían y repetían, ¿cuántos genocidios se hicieron en nombre del proletariado? Nietzsche y Freud, cada uno con su estilo, los alemanes aprendieron algo de éstos filósofos, ¿por qué tanta tragedia cometieron los germanos, aliados con los italianos y japoneses a la humanidad? ¿Es posible, hablando con sensatez y sinceridad, forjar una humanidad sin Dios? ¿Quiénes dan los criterios de conciencia para forjar la nueva civilización?

    • Atribuir a Marx o al marxismo los crímenes de Stalin o Mao sería algo así como atribuir al cristianismo los crímenes contra la humanidad perpetrados por la iglesia católica (Inquisición como aparato de represión, tortura y asesinato, miles de muertos en guerras de religión injustificadas como las Cruzadas, matanzas como la de San Bartolomé, apoyo implícito o explícito a dictaduras fascistas como la de Franco, Pinochet, etc…)

      Los criterios de conciencia para forjar la nueva civilización los dan los mismos que dieron los criterios de conciencia del cristianismo…. El hombre, o acaso crees que de verdad fue Dios quien entregó a Moises las tablas de la ley?

      Respecto a Freud: Cuando en mayo de 1933, cuarenta mil alemanes aplaudieron frente a la ópera de Berlín la quema de dos mil libros de autores como Einstein, Stephen Zweig, Jacob Wassermann y FREUD.
      Las tropas de asalto de Hitler ocuparon la casa de FREUD, confiscando sus posesiones y sus libros. Junto con su familia, y gracias a la influencia del embajador norteamericano en Austria, Freud salió de Viena hacia Londres en donde vivió hasta su muerte en 1939.

      Y respecto al nazismo, aunque no fue un movimiento cristiano tampoco fue lo contrario (anticristiano), de hecho la Iglesia Católica firmo un concordato con la Alemania nazi y probablemente sin la larga historia de antijudaísmo cristiano y la violencia cristiana contra los judíos, el nazismo no habría podido imponerse.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre