En opinión de Luis María Cifuentes,
En opinión de Luis María Cifuentes, "cualquier sociedad impone unas normas morales, unas pautas de conducta colectivas que obligan a todos y permiten una convivencia pacífica. Es cierto que hay individuos que pueden transgredir las normas morales de su sociedad y contribuir con ello a su progreso moral, pero la mayoría social suele atenerse al cumplimiento de las normas morales impuestas en su cultura". Ilustración: ©Ana Yael.

¿Las reglas morales se aprenden? ¿Qué pasa si se transgreden? ¿Hay tantas morales como culturas? Luis María Cifuentes, doctor en Filosofía, plantea y responde estas y otras 97 cuestiones en su libro La ética en 100 preguntas, que acaba de publicarse. Nosotros hemos hablado con él sobre la importancia de la ética en el ser humano y el papel que desempeña en la sociedad actual.

Luis María Cifuentes es doctor en Filosofía. Ha publicado diversos libros como “Prolegómenos de Kant” (ed. Alhambra) y “¿Qué es el laicismo?” (ed. Laberinto) y ha sido coordinador y coautor de “Enseñar y aprender Filosofía en la Enseñanza Secundaria” (ed. Horsori) y “Didáctica de la Filosofía” (ed. Graó).
Luis María Cifuentes es doctor en Filosofía. Ha publicado “La ética en 100 preguntas” (ed. Nowtilus), “Prolegómenos de Kant” (ed. Alhambra) y “¿Qué es el laicismo?” (ed. Laberinto) y ha sido coordinador y coautor de “Enseñar y aprender Filosofía en la Enseñanza Secundaria” (ed.Horsori) y “Didáctica de la Filosofía” (ed. Graó).

¡Cuánto hablamos todos hoy sobre la ética! Los medios de comunicación, los políticos, los ciudadanos en un bar, las redes sociales, las empresas… la nombramos con absoluta cotidianidad. Pero ¿sabemos de qué hablamos cuando hablamos de ética? ¿Conocemos su verdadero significado? Luis María Cifuentes es doctor en Filosofía, ha sido director de instituto y catedrático de Filosofía en institutos de bachillerato de Barcelona y Madrid y presidente de la Sociedad Española de Profesores de Filosofía. O sea, que no sólo conoce el mundo de la filosofía desde dentro, sino que, además, sabe manejarse en la tarea nada sencilla de divulgarla y está más que acostumbrado a explicar sus conceptos. La persona perfecta para aclararnos algunas ideas. Podríamos hablar con él de muchos temas, pero como punto de partida de esta charla, su nuevo libro, La ética en 100 preguntas, que la editorial Nowtilus acaba de publicar.

“A mis padres, que me enseñaron muy pronto las primeras lecciones de ética”, dice la dedicatoria que el autor escribe en el libro. Queda claro así, nada más empezar, esta idea que más tarde el propio Luis María Cifuentes nos dirá, que “toda norma moral es fruto de un aprendizaje social que se inicia en la infancia y en el que la familia y la escuela juegan un papel importante”. Ética y educación. Educación y familia y escuela. Todo unido funcionando en un perfecto engranaje. O así debería ser.

“Si hay algún concepto que debe incorporarse como pilar fundamental del comportamiento cotidiano para hacer frente, con acierto y firmeza, a los grandes retos actuales, es el de la ética”, dice en el prólogo del libro La ética en 100 preguntas Federico Mayor Zaragoza, que fue ministro de Educación y Ciencia en España entre 1981 y 1982 y director general de la UNESCO –y coautor del libro Gen-Ética junto a Carlos Alonso Bedate–. “La reposición de los principios éticos en la elaboración de la hoja de ruta de nuestro comportamiento cotidiano es esencial para que seamos realmente capaces de estar a la altura de las exigencias de la especie humana en la nueva era que se avecina”.

Hablemos con Luis María Cifuentes sobre la ética y sus circunstancias, sobre su importancia, sobre las consecuencias de vivir con o sin ella.

¿Puede una sociedad vivir bien, o al menos correctamente, sin normas éticas? ¿Qué le pasa a una sociedad si quebranta sus reglas morales?
Una sociedad no puede vivir sin normas morales. Cualquier sociedad impone de un modo u otro unas normas morales, unas pautas de conducta colectivas que obligan a todos y que permiten una convivencia pacífica entre todos los individuos. Es cierto que hay individuos que pueden transgredir las normas morales de su sociedad y contribuir con ello (en ocasiones) a su progreso moral, pero la mayoría social suele atenerse al cumplimiento de las normas morales impuestas en su cultura.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre