Lacan: el inconsciente se estructura como un lenguaje

Jacques Lacan se dedicó a la teoría y praxis del psicoanálisis en la Francia del siglo pasado. Uno de sus planteamientos más rompedores respecto a la herencia de Freud fue su tesis de que el inconsciente se estructura como un lenguaje. Montaje a partir de una imagen con licencia Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0).
Jacques Lacan se dedicó a la teoría y praxis del psicoanálisis en la Francia del siglo pasado. Uno de sus planteamientos más rompedores respecto a la herencia de Freud fue su tesis de que el inconsciente se estructura como un lenguaje. Ilustración a partir de una imagen con licencia Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0).

Al contrario de lo que muchos puedan pensar, el inconsciente no es una parte irracional de la psique o mente, sino que tiene su propio funcionamiento y mecanismos, que el psicoanálisis se encarga de descifrar. Para el francés Jacques Lacan, el inconsciente está estructurado como un lenguaje.

Por Mercedes López Mateo

Jacques Lacan (1901-1981) siempre fue un inconformista y crítico dentro de su campo, tanto que le costó la «excomunión», como él la llamaba, de la Asociación Psicoanalítica Internacional (API) en 1963-64. Pero, antes de llegar al Lacan de esas fechas, hablemos del psicoanálisis en general y de su fundador: Sigmund Freud (1856-1939).

Inaugurando el psicoanálisis: Freud

El psicoanálisis iniciado por Freud a finales del siglo XIX se entiende como el conjunto tanto de teorías como de prácticas enfocadas a la investigación de aquellos procesos mentales que se dan en el inconsciente, así como al tratamiento de trastornos neuróticos. El inconsciente se estudia a través de este procedimiento porque, de otro modo, no sería posible acceder a él, ya que se compone de pensamientos y deseos que escapan a la conciencia, aunque sí se exteriorizan en ella.

Filosofía & co. - COMPRA EL LIBRO 1 3
Más allá del principio del placer, de Freud (Akal).

Sigmund Freud fue un médico y neurólogo austríaco que se interesó desde muy temprano por la hipnosis para el tratamiento de patologías y, aunque tuvo que desechar esta práctica por la poca eficacia que tenía, fue uno de los primeros pasos que le aproximó a lo que posteriormente sería su concepción psicoanalítica. Así, durante su carrera creó todo un vocabulario del psicoanálisis al que, sin saberlo, ya estamos familiarizados: complejo de Edipo, superyó, ello, fase anal, pulsión de muerte… pero, sin duda, el más conocido, a la vez que ambiguo, es el inconsciente.

Según el periodo de su vida en el que nos fijemos, Freud divide el aparato psíquico en tres elementos distintos que componen la primera y segunda tópica. Hablamos de tópicas (del griego, topos, que significa lugar) porque Freud entendía que los distintos procesos psíquicos podían organizarse espacialmente de manera figurada, pues cada lugar tiene sus propias funciones. La segunda tópica es la más conocida y comienza en 1920 con Más allá del principio del placer: el yo, superyó y el ello.

En la primera tópica es donde podemos encontrar el inconsciente, además de la conciencia y el sistema intermedio entre ambos, el preconsciente. El inconsciente es ese lugar de la psique al que pertenecen los elementos a los que se les niega el acceso a la conciencia a través de represiones de distintos tipos debido a que corresponden a pulsiones e instintos primarios.

El inconsciente se estudia a través del psicoanálisis porque, de otro modo, no sería posible acceder a él. Se compone de pensamientos y deseos que escapan a la conciencia, aunque sí se exteriorizan en ella

Lacan: un psicoanálisis que «toma prestado»

Al igual que Freud venía de campo neurológico (algo que sus aproximaciones en psicoanálisis corroboraban), Lacan había ejercido previamente como psiquiatra, y fue desde esa posición que empezó a interesarse, en los años 30, por el psicoanálisis como herramienta auxiliar para sus sesiones. Comienza estudiando por los senderos que Freud había marcado, pero pronto entendió que el psicoanálisis podía tomar otros caminos, más innovadores, originales o, simplemente, críticos con la herencia estrictamente biológica de Freud (si bien, a juicio de Lacan, su escuela era la única que había seguido fiel al modelo del austríaco).

De este modo, Lacan entiende que, aunque el psicoanálisis sea una disciplina autónoma que no depende de otras, sí puede tomar prestados conceptos de la filosofía, la lingüística o la psicología para reelaborarlos en su teoría. Por ejemplo, el proceso que Freud denomina «condensación», es decir, una única representación (como puede ser el síntoma) como referencia a varias cadenas asociativas, Lacan —inspirado por el lingüista Roman Jakobson, conocido por su modelo telegráfico de la comunicación— lo asemeja a la figura retórica de la metáfora.

Es cierto que la relación de Lacan con la filosofía no era perfecta, pues se mostraba bastante reticente al ejercicio tan habitual que hacemos los filósofos: crear teorías y análisis totalizadores de la realidad. A pesar de ello, uno de los rasgos más distintivos de Lacan frente al resto de psicoanalistas es que sus textos y seminarios están llenos de referencias a cantidad de filósofos, especialmente a Platón, Descartes, Hegel y Heidegger.

Debido a este carácter interdisciplinar, la influencia de Lacan ha traspasado los límites del psicoanálisis para llegar a la crítica literaria (en Hélène Cixous), los estudios de género (Luce Irigaray) y la filosofía postestructuralista (desde Foucault a Žižek, pasando por Deleuze y Derrida).

Lacan comienza estudiando por los senderos que Freud había marcado, pero pronto entendió que el psicoanálisis podía tomar otros caminos más allá de la herencia estrictamente biológica de Freud

El inconsciente de Lacan: un lenguaje

De entre todas las influencias de Lacan, sin duda la más relevante para su trabajo fue la del estructuralismo lingüístico, gracias a los estudios de Lévi-Strauss y Saussure. Al igual que Lévi-Strauss en antropología, Lacan empezó a aplicar los métodos de la lingüística estructural a la teoría psicoanalítica, ya que pensaba que le aportaba un mayor rigor conceptual.

Filosofía & co. - COMPRA EL LIBRO 2 2
Curso de lingüística general, de Saussure (Losada).

La base del movimiento estructuralista se encuentra en Saussure y su Curso de lingüística general (1916). Hasta entonces, los estudios del lenguaje empleaban una perspectiva diacrónica, es decir, estudiaban su evolución con el paso del tiempo. Saussure entiende que también es necesario el estudio sincrónico para estudiar cuál es el funcionamiento del lenguaje de manera estática, sin tener en cuenta el paso del tiempo.

A Saussure le debemos nuestra comprensión de la lengua como una institución formada por un sistema de signos lingüísticos que, a su vez, se componen de significados (su semántica) y significantes (su fonema o, en palabras de Saussure, su imagen acústica). Así, la lengua no se encuentra en las palabras, ni en los sonidos, sino que se trata de una entidad psíquica construida a través de lo concreto y tangible de sus partes. Y precisamente por ese sistema psíquico se interesará Lacan años después.

La mayoría de los escritos que conservamos de Lacan son transcripciones de los 27 seminarios anuales que impartió desde 1953 hasta su muerte. En varios de ellos —como el III, VII y XI— desarrolla una de sus ideas más innovadoras: «El inconsciente está estructurado como un lenguaje». No sigue a Freud, pues rechaza su comprensión como conjunto de instintos e impulsos biológicos. Pero tampoco sigue a Saussure al pie de la letra, ya que él no busca hacer lingüística, sino aprovechar sus conceptos para desarrollar mejor su teoría psicoanalítica.

Filosofía & co. - COMPRA EL LIBRO 3 2
Escritos 1, de Lacan (Siglo XXI).

A diferencia de Saussure, que entendía la lengua como un sistema de signos, Lacan ve en ella (y, por tanto, en el inconsciente) un sistema de significantes lingüísticos. Uno de los argumentos lo presenta en el seminario VII cuando dice que «solo captamos el inconsciente cuando finalmente es explicado, en esa parte de él que se articula al pasar a palabras». El significante, entonces, es lo reprimido y lo que conforma esas formas del inconsciente que afloran a lo consciente, como explica Freud, en síntomas, chistes o sueños.

¿Qué implicaciones tiene asociar inconsciente, significantes y lenguaje? Al igual que la palabra y el lenguaje son fenómenos intersubjetivos que necesitan a más de una persona, lo mismo sucede con el inconsciente para Lacan: es «transindividual», está «fuera» en contacto con el Otro por ser ese «discurso» que los une. Asumir esto altera incluso nuestra comprensión del sujeto, pues este se constituye también según el discurso que es su inconsciente. Lacan dirá que «el significante es lo que representa a un sujeto para Otro significante». Es decir, el sujeto es un significante vacío que únicamente puede llenarse de significado en relación con otros sujetos, igualmente sin identidad, vacíos.

«Solo captamos el inconsciente cuando finalmente es explicado, en esa parte de él que se articula al pasar a palabras». Lacan

Además, para Saussure y también para Lacan, hablar de estructura no implica hablar de términos positivos, sino de diferencias. Esto significa que los significantes no tienen un valor eterno ni inamovible, sino que dependen de su relación de interdependencia con el resto de elementos que componen el sistema. Así, el significado condiciona el valor del significante, pero también lo hacen otros significantes, especialmente si se trata de unidades muy pequeñas como son los fonemas. Del mismo modo que en nuestro lenguaje, en el inconsciente, un solo elemento puede cambiar el valor y el significado de toda una cadena de significantes.

Entender entonces el inconsciente como una estructura —lingüística, intersubjetiva— le otorga un carácter de transformación. Nos encontramos con un sistema en permanente cambio, con constantes desplazamientos en el valor y significado que se otorga a los significantes, es decir, a los síntomas. Y, especialmente, que los significantes o síntomas no tengan un sentido universal implica que cada sujeto es único, su historia es singular y no es posible llegar a conclusiones tajantes de diagnóstico exclusivamente a partir de los síntomas.

Dosieres exclusivos, podcasts, libros de regalo, descuento en otros y en más productos… Haz clic aquí.

1 COMENTARIO

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre