Cuatro necesidades urgentes de América Latina

América latina. Diseño hecho a partir de mapa distribuido por Wikimedia Commons de dominio público. Autor: Deyvid Aleksandr Raffo Setti.
América Latina dividida en regiones. Diseño hecho a partir de mapa distribuido por Wikimedia Commons de dominio público. Autor: Deyvid Aleksandr Raffo Setti.

¿Cuáles son las necesidades que tiene ahora mismo Latinoamérica y que más urge tratar? Le hacemos la pregunta a los filósofos Jaime Santamaría y Hernán Alejandro Cortés, dos de los organizadores del primer Congreso Internacional de Estudios Latinoamericanos & del Caribe que se celebró a mediados de noviembre en Colombia, en el que se analizaron y se buscaron líneas de solución.

Por Amalia Mosquera

«Esta es una pregunta difícil porque han corrido ríos de tinta sobre lo que es ‘urgente’ en nuestra América Latina y nuestro Caribe. Tenemos que dejar claro que cualquier respuesta a esta pregunta es parcial». Y tras esta advertencia, los filósofos, Hernán Alejandro Cortés, director de REC-Latinoamérica, y Jaime Santamaría, director de investigaciones de REC-Latinoamérica, nos dan una lista de cuatro temas que sí consideran urgentes y que están en la agenda del pensamiento crítico.

Son los cuatro puntos que dieron sentido al lema del primer Congreso Internacional de Estudios Latinoamericanos & del Caribe que se celebró en noviembre en Barranquilla (Colombia): «Pensamiento crítico y decolonialidad». Estos cuatro puntos resumen «un trabajo que desnaturalice todas las formas de dominación y opresión, que se juntan a herencias coloniales, patriarcales y, no menos crucial hoy, neoliberales», añaden los dos filósofos colombianos.

«’Pensamiento crítico y decolonialidad’ resume un trabajo que desnaturalice todas las formas de dominación y opresión, que se juntan a herencias coloniales, patriarcales y neoliberales»

La desigualdad

El primero de estos temas tiene que ver con la desigualdad que impera en la región, nos dicen. Y ponen un ejemplo: los altos índices de desigualdad en un país como Colombia que califican de obscenos porque el 1% de la población más rica concentra el 20% de toda la riqueza nacional. «Desigualdad que cabalga junto a formas de violencias extremas y suplicios corporales donde el blasón del poder es el asesinato, la masacre y la desaparición forzosa –explican–. Narcotráfico, crueldad y neoliberalismo cabalgan juntos en Juárez, México, en el Cauca colombiano o en Brasilia, tal como Rita Laura Segato [antropóloga y feminista argentina] ha evidenciado en varios de sus libros».

Y nos cuentan más. Nos hablan de la situación que está viviendo Chile, «un cuestionamiento profundo frente a la estructura asimétrica que han producido años de políticas neoliberales que privilegian el despojo como modo de acumulación, no solo de capital económico, sino de capital cultural y social. Es necesario decirlo, nos urge pensar cómo las estructuras de clase en un continente como el nuestro refuerzan herencias coloniales, formas de un poder que llamamos oligárquico y cómo se entroncan con las formas de goce que produce el neoliberalismo hoy. Así, lo colonial y el neoliberalismo se encuentran en acuerdos perversos».

La cuestión racial

El segundo tema es el asunto de la raza. En opinión de Santamaría y Cortés, «el problema racial se incorpora en buena parte de un sentido común conservador que se despliega en lo micro, en las prácticas cotidianas más inmediatas. Las poblaciones afros e indígenas en diferentes partes del continente son racializados para ser funcionales a una trama de relaciones de poder que están al filo de la muerte. Pensar esos mecanismos de racialización y la forma en la que las comunidades reformulan estas experiencias en modos de resistencia es un asunto muy trabajado y sobre el que tenemos que volver».

«La lucha frontal contra el patriarcado es un asunto acuciante y fundamental. El movimiento feminista ha transformado las preguntas que hoy ocupan la agenda política, cultural y filosófica»

El patriarcado

El tercer tema que urge abordar es el del feminismo decolonial y negro que ha avanzando con mucha fuerza. Y explican que la lucha frontal contra el patriarcado es un asunto acuciante y fundamental y que el movimiento feminista ha allanado el camino «desplazando las barreras del sentido común» y ha transformado las preguntas que hoy ocupan la agenda política, cultural y filosófica. «Han abierto umbrales donde lo teórico y lo vital se confunden de modo potente».

El problema del territorio

Y, por último, el cuarto tema urgente para América Latina: el problema del territorio y de los ecosistemas esenciales para la vida. «Se trata de pensar la vinculación entre la experiencia de la vida humana y la forma como esta se relaciona con el entorno –nos dicen Santamaría y Cortés–. Los movimientos indígenas se hacen preguntas sobre la relación entre lo humano y lo natural que no podemos soslayar». Pensar el territorio como una red compleja, explican, en la que no solo la acción humana es determinante. Señalan la necesidad de pensar la biodiversidad en clave regional, de crear un diálogo sólido con diferentes disciplinas como la biología y la ecología para producir reflexiones novedosas y creativas.

Haz clic aquí.
Haz clic aquí.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre