Hannah Arendt e Isaiah Berlin renovaron en el siglo XX el contenido de la vieja idea de libertad. Con ellos, con la concepción activa y política de la libertad de la primera y la clasificación del segundo, la libertad encontró una vida extra y se situó en el centro del debate intelectual. © Ana Yael
Hannah Arendt e Isaiah Berlin renovaron en el siglo XX el contenido de la vieja idea de libertad. Con ellos, con la concepción activa y política de la libertad de la primera y la clasificación del segundo, la libertad encontró una vida extra y se situó en el centro del debate intelectual. © Ana Yael

Desde la Antigüedad, la libertad ha sido una de las ideas que ha guiado a los filósofos e impulsado el devenir del pensamiento. Pero la singularidad y el horror de la historia del siglo XX supuso un vuelco en esta trayectoria, un interrogante que obligó a repensarla de nuevo. En ese partir de cero, dos figuras se alzaron con nuevas ideas y nuevo contenido para la siempre compleja idea de libertad: Isaiah Berlin y Hannah Arendt.

«Me temo que tengo que empezar protestando», responde Hannah Arendt ante la introducción que de ella hace el periodista Günter Gaus en una famosa entrevista realizada en 1964 y que se hizo viral no hace mucho. Su protesta viene porque él insiste en llamarla filósofa y ella objeta que su profesión es la teoría política, que política y filosofía se miran con hostilidad, que la tradición lastra sobremanera la relación entre ambas y que su objetivo es mirar a la política con ojos no enturbiados por la filosofía.

De Isaiah Berlin se dice a menudo que fue un historiador de las ideas, a pesar de que estudió y enseñó filosofía. Fue él mismo quien se bajó de la profesión como relataba en entrevista con Juan Cruz en el año 1992. También Berlin rectifica al periodista en este caso: «No. No me hice pensador: me dediqué a la historia de las ideas. Uno no se hace pensador; o se es pensador o no. Bien; la razón es esta: nunca fui un filósofo de primera clase».

Nietzsche.
Lechuza.

¿Si te ha gustado el inicio de este dosier, por qué quedarte con ganas de leerlo completo?

Y estarás dando vida a este proyecto

1 COMENTARIO

  1. El ser humano no tiene que preocuparse por AGRADAR A LOS DEMÁS, sino tiene que preocuparse (en imperativo ético y de salud mental) por:
    -AGRADARSE A SÍ MISMO ante todo
    -AGRADAR A SUS DEBERES ÉTICOS
    -AGRADAR A LA VERDAD (porque, si primero no agradas a la verdad, ya todo será mentira aunque se vista de seda)
    -AGRADAR A LA NATURALEZA (complacer a la madre Naturaleza antes que a todas las tonterías del mundo, a no contaminarla, etc).
    ¡Y punto pelota! La MANIPULACIÓN siempre busca que agrades a los elementos que te construyen de una manera INSEGURA. JOSÉ REPISO MOYANO

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre