Baudelaire, el adalid de la belleza oscura

Charles Baudelaire, poeta maldito de la Francia del siglo XIX, por su vida de excesos, alcohol, drogas, prostíbulos... y su visión del mal. Diseño hecho con una imagen de flickr distribuida bajo licencia Creative Commons Atribución 2.0 Genérica (CC BY 2.0).
Charles Baudelaire, poeta maldito de la Francia del siglo XIX, por su vida de excesos, alcohol, drogas, prostíbulos... y su visión del mal. Diseño hecho con una imagen de flickr distribuida bajo licencia Creative Commons Atribución 2.0 Genérica (CC BY 2.0).

A casi 200 años de su nacimiento, el escritor francés Charles Baudelaire, en abril de 1821, se mantiene actual. Muy gratificante para un lector que, a la luz de un mundo extremadamente tenebroso, fluctuante y poco predecible, trascienda la figura de alguien que se atrevió a reaccionar de manera verdadera y espontánea frente al poder y la adversidad.

Por Tomás Vio Alliende / La Mirada

Poeta, crítico de arte, conferenciante, traductor. Son muchas las virtudes literarias del francés Charles Baudelaire (1821-1867). Tras la muerte de su padre, cuando él tiene solo seis años, es internado por su padrastro en un colegio hasta los 18 años. En 1840 se inscribe en la facultad de Derecho y comienza a frecuentar el barrio latino de París, donde conoce la vida literaria y bohemia. A raíz de esto tiene problemas con su familia por su adicción a los prostíbulos, el alcohol y las drogas.

Las flores del mal, de Baudelaire (Biblok).
Las flores del mal, de Baudelaire (Biblok).

Inspirado por la revolución de 1848 y la vida disipada, Baudelaire publica, inicialmente en 1857, Las flores del mal, libro que recoge toda su obra poética en verso y que moderniza la poesía francesa y mundial. A través de ella, el poeta encuentra la belleza detrás de la podredumbre y la fealdad. Censurada y repudiada en su momento, su versión definitiva será póstuma en 1868. El título «flores» viene de poemas (del mal) y muestra en forma definitiva que el estilo y la forma no deben necesariamente respetarse para crear una obra trascendente.

Los versos de Baudelaire son potentes y directos, sin imágenes artificiales o adornos exagerados. Sus palabras tienen el valor de elevar el lenguaje vulgar o coloquial a una categoría poética. Baudelaire se da la maña de jugar con los sonidos y las distorsiones de las palabras para crear una obra contundente que no deja a nadie indiferente.

Las flores del mal recoge toda su obra poética en verso y moderniza la poesía. A través de ella, el poeta encuentra la belleza detrás de la podredumbre y la fealdad

Vidas marginales, dolor

Las flores del mal aborda temas alejados de la moral, la exploración de lo distinto. Como buen adalid de la oscuridad, Baudelaire no tiene problemas en mostrar vidas marginales, el erotismo y el sexo en grados extremos, la prostitución, la droga, la delincuencia, el juego. Temas bastante censurados o escondidos en la literatura de esa época y condenados de manera pública.

La necedad, el yerro, la culpa, la codicia,
ocupan nuestro espíritu, trabajan nuestro cuerpo,
y como los mendigos se nutren de miseria,
nosotros nos nutrimos de los remordimientos.

Así reza el comienzo del poema Al lector, que forma parte de este tremendo viaje por las profundidades de lo humano y que hoy encuentra más vigencia que nunca. Es el dolor, la necesidad de vomitar del poeta, de sacar su cuerpo hacia afuera, lo que motiva a Baudelaire a expresarse para encontrar la belleza escondida, lo sublime en lo adverso, los sentimientos que redimen a un alma en pena, un hombre que constantemente se estructura a partir de los pedazos que recoge del suelo.

Admirador de la obra de Edgar Allan Poe y traductor de sus textos al francés, Baudelaire es considerado el fundador del movimiento simbolista, que nació como una reacción literaria contra el naturalismo y el realismo que exaltaban el ideal. Esta fuerza renovadora, comandada por Baudelaire, hablaba sin tapujos del uso de drogas, sexualidad, satanismo. Se trata de un inconformismo permanente, la ansiedad de no encontrar futuro, la idea de arrancar del encierro en una burbuja, el odio, el amor. Ideas que también destacaron en la obra de otros poetas simbolistas como Arthur Rimbaud (1854-1891) y Paul Verlaine (1844-1896).

La Iglesia censuró Las flores del mal por libro satánico. Fue retirado de circulación y el autor fue obligado a extraer algunos de sus poemas para una segunda publicación

Un transgresor

Baudelaire fue muy vapuleado por Las flores del mal en su época. La Iglesia censuró su libro por satánico. Fue retirado de circulación y el autor fue obligado a extraer algunos de sus poemas para una segunda publicación. A pesar de todo supo salir adelante sin dejar de influenciarse por la política, la moral y la religión. El escritor francés logró expresarse artísticamente a través de manifestaciones oscuras, marginales. Fue un transgresor para su época al salir del confinamiento, del encierro, de la simple copia a otros poetas.

A casi 200 años de su nacimiento, el escritor francés se mantiene más actual y vigente que nunca. No hay nada más gratificante para un lector que, a la luz de un mundo extremadamente tenebroso, fluctuante y poco predecible, trascienda la figura de alguien que de verdad se atrevió a reaccionar de manera espontánea frente al poder y la adversidad. Baudelaire fue contra la corriente con la certeza de que su arte tenía todo el derecho a expresarse. Por eso, a pesar de los años, Las flores del mal sigue siendo considerada como una obra poética sólida y fundamental que mantiene su vigencia de manera esplendorosa y también rutilante.

*Este artículo fue publicado originalmente en el portal chileno La Mirada.

Haz clic aquí.
Haz clic aquí.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre