La relación entre los humanos y los animales ha estimulado el pensamiento de los intelectuales desde hace siglos. Imagen: © Ana Yael.
La relación entre los humanos y los animales ha estimulado el pensamiento de los intelectuales desde hace siglos. © Ana Yael.

La relación del ser humano con el resto de los animales comenzó hace miles de años. Hemos vivido juntos y revueltos, y no siempre de una manera pacífica. La filosofía se ha interesado por el tema a lo largo de los siglos. En este dosier fijamos la mirada sobre lo que diferentes pensadores han dicho al respecto. ¿Cómo ha evolucionado la cuestión animal? ¿Qué papel han jugado las ideas en el proceso?

A lo largo de los siglos, muchos han sido los filósofos, pensadores, científicos y literatos que se han hecho eco del trato que hemos dispensado los humanos a los animales, en muchos casos abiertamente cruel y, por otra parte, perfectamente aceptado. Los hombres hemos cazado, criado, matado y usado a los animales para todo tipo de prácticas, desde las necesarias de supervivencia (como la de alimentarnos), hasta otras superfluas y crueles.

En defensa de los animales, Jorge Reichmann (Catarata).
En defensa de los animales, de Jorge Reichmann (Catarata).

Curioso, habida cuenta de la relación que mantenemos con ellos: por un lado, (casi) todos sentimos cierto aprecio por las diferentes especies, que nos despiertan desde abierta admiración hasta poderosa ternura. Y eso sin contar a nuestros animales de compañía, por los cuales sentimos un amor solo comparable al que dispensamos a nuestros congéneres más íntimos. Y, sin embargo, nuestra actuación frente a buena parte de los animales de la Tierra es de total falta de respeto. ¿Bajo qué código moral actuamos que nos permite comportarnos de forma tan poco coherente? Máxime teniendo en cuenta la importancia que los animales han tenido y tienen en nuestro desarrollo y nuestra calidad de vida, que se sostiene en buena parte en ellos. Nuestra ciencia, nuestras industrias, nuestra comida, nuestra ropa, etc. Los animales son tan vitales para nosotros como el aire que respiramos.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre