7 preguntas filosóficas a Lorenzo Silva

El escritor español Lorenzo Silva en ArteHotel Calle 2, La Habana (Cuba). © Héctor Garrido. Foto por cortesía de Silva.
El escritor español Lorenzo Silva en ArteHotel, Calle 2, La Habana (Cuba). © Héctor Garrido. Foto por cortesía de Silva.

Lorenzo Silva quedó atrapado por la filosofía durante su etapa de estudiante, gracias a una profesora que le transmitió su pasión por el pensamiento. La importancia de pensar por qué y para qué uno hace lo que hace la aplica cada día en su oficio de escritor. Acaba de publicar nuevo libro: El mal de Corcira (Destino), policíaco, la décima novela protagonizada por Bevilacqua y Chamorro.

El mal de Corcira, de Silva (Destino).
El mal de Corcira, de Silva (Destino).

1 ¿Por qué se acercó usted a la filosofía?
Me acercaron: mi profesora de filosofía de 3º de BUP y COU, Elisa Chozas, que luego fue amiga, hasta hoy mismo. Era una mujer apasionada por el pensamiento que sabía transmitir la pasión de pensar y la importancia de hacerlo. Gracias a ella supe por primera vez de Sócrates, Kant, Hegel o Nietzsche, y logró que desde entonces, con mayor o menor apego, fueran parte de mi familia intelectual.

2 ¿Cree que ese interés repercute de alguna manera en su profesión o en su forma de ser?
Creo en la importancia capital de no dejar de pensar por qué y para qué uno hace lo que hace: me lo he aplicado cuando mi oficio era el derecho y no he dejado de aplicármelo en el oficio al que llevo cuatro décadas de dedicación ininterrumpida, contar historias. Creo que hay una diferencia esencial entre los juristas que se preguntan por la ratio legis y los que no lo hacen. También entre los literatos que se interpelan sobre el sentido de su oficio y de cada texto y los que se limitan a empalmar frases. Así que me temo que sí, que ese interés repercute y mucho.

3 ¿Qué libro filosófico le ha marcado y por qué?
Varios, pero quizá de forma especial la Ética de Spinoza. Esa reflexión suya en la que afirma que el afecto que sentimos por lo que es necesario supera al que nos inspira lo que es contingente se ha convertido en una máxima de mi quehacer literario.

Ética, de Spinoza (Alianza).
Ética, de Spinoza (Alianza).

4 ¿Qué idea o pensamiento suyo debería materializarse, no tardando mucho, por el bien de la humanidad?
No mía, de Spinoza: su visión de que los actos contrarios a la ética llevan en su propia naturaleza su castigo y los virtuosos hallan su recompensa en sí mismos. Su invitación a dejar de especular con un premio o un castigo exteriores a la virtud o al mal obrar.

5 ¿Qué idea comúnmente establecida en la sociedad debería desaparecer, no tardando mucho, por el bien de la humanidad?
Quizá esa misma: que hay que obrar bien porque alguien, Dios o el Estado, nos lo va a reconocer, o porque Dios o el Estado nos castigarán si no lo hacemos. Hay que obrar bien porque el comportamiento inmoral —como nos dice Wittgenstein, y los días raros que vivimos con el coronavirus vinieron a ratificarlo— es irracional.

6 ¿Qué pensador actual le interesa particularmente y por qué?
Me interesa mucho, por su carácter provocador, su discurso iconoclasta y su prosa brillante, Eduardo Gil Bera. Al margen de que sus ideas me parezcan más o menos trascendentes o acertadas, siempre tienen la capacidad de removerme. Sirva para muestra un botón: «Probablemente nada fluye y todo tiembla.»

7 ¿Una frase que le represente?
Para una sola frase, nadie mejor que los griegos. ¿Puedo dar dos? «No es mejor que sucedan a los hombres cuantas cosas quieren» (Heráclito). «Achacar a los demás el infortunio propio es un signo de mala educación» (Epicteto).

Haz clic aquí.
Haz clic aquí.

1 COMENTARIO

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre