El pensamiento de Marx es uno de los más influyentes de la historia. De ahí, también, la abundancia de claros y oscuros en torno a su figura y su filosofía. © Ana Yael
El pensamiento de Marx es uno de los más influyentes de la historia. De ahí la abundancia de puntos claros y oscuros en torno a su figura y su filosofía. © Ana Yael

Hay pocos hombres en la historia que hayan provocado un seísmo político y social como Karl Marx. Buena parte de la realidad de los últimos siglos no puede ser entendida sin conocer quién fue y qué dijo Marx. Repasamos el pensamiento y las opiniones de quienes lo apoyan y están a favor de sus ideas y las enfrentamos a las revisiones y las críticas que ha generado, que son muchas.

Existen en Marx grandes espacios ensombrecidos. Su vida dio para mucho, y hoy, con el comunismo casi desaparecido en la práctica (que no en la teoría), las investigaciones que tratan de mirar más allá de la fachada creada en torno al fundador del marxismo se encuentran en su apogeo. Vamos a tratar aquí de analizar, por un lado, ese Marx que en opinión de muchos filósofos e intelectuales fue un titán que logró lo que no había logrado antes nadie: desentrañar los mecanismos de la historia; por otro, lo que de él han dicho y dicen sus críticos, muchos también, que, apoyándose en modernos estudios, han querido reconstruir otra “verdad” sobre Marx, bastante menos halagüeña.

¿Fue Marx para las ciencias humanas lo que Darwin para las ciencias naturales? ¿O no fue más que una fachada creada para preservar su figura de “profeta”? Vamos a reflexionar sobre ello en esta parte del dosier.

Eagleton: atracción dialéctica

"Por qué Marx tenía razón", Terry Eagleton (Península)
“Por qué Marx tenía razón”, de Terry Eagleton (Península).

El impacto de Marx en la sociopolítica no tiene parangón en el mundo de la filosofía, y si esto es así, debe ser porque ha contado con múltiples seguidores. Personajes e intelectuales que bebieron de sus tesis y sintieron fascinación por su pensamiento.

En 2011, el profesor de Teoría Cultural de la Universidad de Manchester (Reino Unido) Terry Eagleton, publicó Por qué Marx tenía razón, un libro en el que el intelectual británico trataba de desmontar la mayoría de las críticas más famosas que se han hecho en estos 200 años al pensamiento marxista. “Marx tuvo la suficiente razón a propósito de un razonable número de cuestiones importantes como para que llamarse marxista pueda ser una descripción juiciosa de uno mismo”. Eagleton se reafirma en dicho libro en su propuesta, dejando claro lo que ya avisábamos unas líneas más arriba: nadie, ni los más recalcitrantes enemigos de Marx, ponen en duda su influencia. Cambió por completo la manera que teníamos de mirar la historia humana y presentó uno de los análisis más profundos y complejos del capitalismo, tratando de responder a cuestiones como qué es, cómo surgió, por qué lo hizo, qué fallaba en él, cómo superarlo, etc.

“Marx tuvo la suficiente razón a propósito de un razonable número de cuestiones importantes como para que llamarse marxista pueda ser una descripción juiciosa”. Terry Eagleton

La mayor parte de las críticas a Marx se basan en que sus vaticinios no han sido corroborados por la realidad. Pero Eagleton niega que esto sea así, por la sencilla razón de que opina que Marx no hizo tal cosa. “Marx era un profeta, no un vidente”. Nunca tuvo intención de predecir lo que había de ocurrir en el futuro, sino que lo que motivaba su trabajo –como los profetas bíblicos– era la crítica de lo que consideraba que era injusto y proponer a la humanidad una alternativa.

Tampoco negaba, según el británico, la naturaleza humana, tal y como se ha dicho. Marx no habría negado la naturaleza humana en sus principales obras, sino la posibilidad de que dicha naturaleza no pudiera ser alterada. Para Marx, dice Eagleton, no existe núcleo alguno inalterable de la personalidad humana, ya que no es nuestra naturaleza la que nos hace ser lo que somos, sino que eso está determinado por nuestra historia.

Un marxismo a medida: Sartre

"Crítica de la razón dialéctica", Jean-Paul Sartre
“Crítica de la razón dialéctica”, de Jean-Paul Sartre.

Uno de los referentes y defensores del marxismo durante la segunda mitad del siglo XX fue Jean-Paul Sartre, padre de la filosofía existencialista y por aquel entonces el filósofo más famoso del mundo. Una sintonía que, como veremos, no se dio de la noche a la mañana, pero que tendría un enorme peso.

En los primeros escritos de Sartre, la identificación con el marxismo es bastante pobre. Como observó el historiador francés, François Furet, el existencialismo de Sartre planteaba unas ideas de libertad individual difícilmente conjugables con las ideas colectivistas de Marx. De hecho, en sus primeros años, Sartre y su filosofía serían duramente atacados por la vieja guardia filosófica del Partido Comunista Francés (Lefebvre, Garaudy, etc.), que consideraban completamente opuesta la filosofía existencialista y el marxismo.

No obstante, la visión de Sartre sí consiguió acercarse poco a poco a las tesis de Marx. Como explica Paul Strathern en su obra Sartre, si bien el francés no se consideró un “marxista” como tal, al menos en sus primeros años, sí es cierto que su marcada actitud antiburguesa terminaría derivando en una serie de acercamientos al socialismo radical y sus tesis, por un lado, y la certeza de Sartre de que el marxismo era la filosofía insuperable de su época, por otro. ¿Por qué “insuperable”? Porque consideraba que las circunstancias en que esta había nacido aún estaban presentes.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre