Los retos de la filosofía en tiempos de incertidumbre: Macarena Marey

Retos_Filosofia_2021_Macarena_Marey

¿Cuál es el principal reto de la filosofía, o sus principales retos, en estos tiempos de zozobra, inseguridad e incertidumbre en todo el mundo?

Filosofía & co. - Filosof@

Macarena Marey. Filósofa argentina

Macarena Marey, doctora en Filosofía, es profesora de Filosofía Política en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, y una de las mayores expertas en español de la figura y el pensamiento de Kant.

Filosofía & co. - Flecha

«Los tiempos de zozobra, inseguridad e incertidumbre son la temporalidad constante para la mayor parte de la humanidad. Esta pandemia, cuya aparición no fue impredecible, solo vuelve imposible (y espero que no solo momentáneamente, no solo mientras dure) la ignorancia feliz y voluntaria sobre lo inhóspito de las condiciones materiales de nuestras vidas humanas y animales. Hay, así, una certeza: no podemos seguir así. Con esta certeza, aparece la pregunta por la inevitabilidad de los presentes, futuros y territorios invivibles. Aquí la filosofía nos puede animar a trabajar desde la incertidumbre acerca de las últimas causas y a tomar la decisión ética de que estas condiciones inhóspitas no son un destino inescapable deparado por una voluntad trascendente ni por una (inexistente) naturaleza humana independiente de nuestro actuar colectivo. La incertidumbre acerca de las últimas causas nos obliga, en otras palabras, a hacernos cargo. Hacerse cargo, a su vez, abre la pregunta por la praxis: ¿qué vamos a hacer?

«Hay una certeza: no podemos seguir así. Aparece la pregunta por la inevitabilidad de los presentes, futuros y territorios invivibles. La filosofía nos puede animar a trabajar desde la incertidumbre acerca de las últimas causas y a tomar la decisión ética de que estas condiciones inhóspitas no son un destino inescapable deparado por una voluntad trascendente ni por una (inexistente) naturaleza humana independiente de nuestro actuar colectivo»

Aquí es donde arrecia el desacuerdo y donde radica el mayor reto democrático del presente. Para que podamos saber qué hacer y hacerlo, la isegoría, la omnilateralidad y la participación política equitativa son condiciones necesarias, pero no porque aseguren un acceso a la verdad, sino porque gran parte de la responsabilidad de la inviabilidad de la vida en el planeta Tierra hoy es de la exclusión, la unilateralidad y la desagencialización respecto de aspectos claves de la praxis colectiva. La búsqueda del consenso verdaderamente transformativo tiene que estar animada por otra forma de relacionarnos con el disenso que nos ayude a deshacer las certezas que nos trajeron hasta aquí y dejar de dudar sobre lo indubitable (la vida hoy es invivible), para poder plantear las preguntas adecuadas. Estas preguntas no tienen que ser necesariamente nuevas: plantearle a un contexto presente determinado una pregunta vieja o no escuchada antes puede revelarnos aquello de nuestro contexto que no conseguíamos percibir».

Puedes leer las respuestas de otros filósofos y filósofas de España y Latinoamérica aquí.

Dosieres exclusivos, podcasts, libros de regalo, descuento en otros y en más productos… Haz clic aquí.

3 COMENTARIOS

  1. Estoy de acuerdo de que puede que el siglo XXI deba enfrentarse a esta problemática de los territorios inhóspitos. Pero se ha de pensar que podría ser un tema que transcendiera la posibilidad de organización premeditada y resolutiva por parte de los humanos y debamos tolerar la suerte existente al respecto, en los lugares en que se halle cada uno. Pues es imposible que ningún territorio pueda acoger en sí mismo a toda la población.

  2. Ante el «no hacer» rico en silencios, potencialmente creativos, ordenado por las disposiciones y cogniciones de visión y actuación jurídicas y acumuladas por la historia, por primera vez la mente humana se enfrenta a la posibilidad de aprender de «sí misma».
    Pero aún, el orgullo altivo de los fundamentos científicos, enseñorea la posibilidad que esta nueva pandemia, y que ofrecieron también las anteriores, nos coloca paralela y por silogismo lógico ante esta nueva posibilidád comprensiva: somos el misterio más acusiante de nuestra propia existencia.

  3. Hoy afrontamos màs que nunca los efectos de una realidad que apenas podemos asimilar, una pandemia que devastó los cimientos de una sociedad humana orgullosa de sus quimeras tecnológicas, sus avances científicos , pero con unas desigualdades económicas y sociales abismales.
    Pudimos comprobar a manera de certeza, cuan alejados estamos del ideal de vivir y convivir en paz y armonia con el otro y con el planeta, tuvimos el tiempo para pensar en esto?,

    O serà que solo ante la adversidad que dejan las catástrofes de índole universal el hombre es capaz de reconocer que solo es un grano de arena en medio de un desierto cósmico.?

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre