A pesar de que la historia del nihilismo la componen múltiples autores, Nietzsche es el pensador que elevó este concepto a categoría de término fundamental. A partir de él, todas las propuestas son leves matizaciones. ©Ana Yael.
A pesar de que la historia del nihilismo la componen múltiples autores, Nietzsche es el pensador que elevó este concepto a categoría de término fundamental. A partir de él, todas las propuestas son leves matizaciones. © Ana Yael.

El término «nihilismo» es uno de los conceptos más populares de la historia reciente de la filosofía. Con frecuencia decimos que nuestra sociedad es nihilista o que los jóvenes de hoy rezuman nihilismo. Pero ¿qué es? En este dosier, Javier Correa examina la evolución de este término y algunos de los autores más relevantes en este ámbito. Y entrevista al profesor Diego Sánchez Meca para profundizar en la relación entre el nihilismo y nuestra sociedad.

La palabra «nihilismo» tiene su origen en el vocablo nihil, que en latín significa «nada». Añadiendo el sufijo «-ismo», la palabra nihilismo alude etimológicamente a la postura o doctrina de la nada. Así, atendiendo a este significado, el nihilista es aquella persona que cree en la nada o, dicho de forma parecida, pero no igual, aquella persona que no cree en ningún principio.

El presente dosier tiene como objetivo examinar qué es el nihilismo y, para ello, se hará un repaso histórico. Se examinarán sus distintos usos, los diferentes autores que han teorizado sobre el tema y su posterior influencia. El objetivo es dotar de rigor a un concepto tan popular como manido y que resulta clave para comprender la sociedad contemporánea.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar...

Logotipo Filco Plus a partir de 1,21€ al mes

22 COMENTARIOS

  1. Quizás habría que reformularlo y abrazar que desde el primer momento en que existimos en el aquí y ahora ante nosotros solo existe una «ventana de incertidumbre» que nos acompaña durante toda la existencia. Salvo que aprendas a convivir con ella y aceptes que tu mente especulativa (funcionamos por comparación de nuevos eventos y conceptos con lo que ya conocemos, y sus opuestos de forma especular) Tenemos la imposibilidad de evaluar eventos y posibilidades que bien no están materialmente manifestadas o no tienen una explicación coherente y lógica. Esto para muchos seres humanos les resulta algo extremadamente incómodo para autoubicarse y definirse en la realidad donde existe, al no poder cubrir sus lagunas de conocimiento salvo con especulaciones sobre lo que podría o debería ser. Por eso construye su nido o espacio de confort con creencias religiosas, políticas, para identificar, etc como las pajitas con las que construye su nido existencial aunque si las analizamos desde la lógica y la razón no haya ni por dónde agarrarlas la mayoría de las veces. En pocas palabras construimos nuestro nido existencial con una buena proporción de humo, que religiones, ideologías, etc nos venden para de camino ejercer un control social. Quizás habría que pensar que el nihilista no es que rechace pero sé cualquier posibilidad teórica de realidad no manifestada ante nuestros sentidos, sino que asume e incluso abraza el hecho de que «en realidad» solo tiene la incertidumbre y decide no hacerse trampas a si mismo asumiendo la creencia imperante en el momento y lugar donde esté, con tal de lograr el relativo confort existencial de la falsa sensación de ausencia de lagunas de conocimiento.
    Quizás muchos nihilistas más que la negación del todo simplemente no han sabido expresar la aceptación de la incertidumbre del todo también. Al menos creo que me encuentro en ese caso…. ¡Un cordial saludo!

    J. Antonio Osorio

    • los nihilistas, no tienen incertidumbre precisamente. Están seguros de su nihilismo…
      Si no, no serían nihilistas, quizá solo escépticos…
      Pocas palabras…

  2. No creer en nada? Puede ser no creer en nada por que ajá. Pero si dar razón de lo que esté demostrado, soportado o documentado.

  3. «Dicho de forma parecida, pero no igual» no es la matización de un concepto mal explicado, que desde el inicio traba el entendimiento. El nihilismo es un síntoma
    priducto del desmoronamiento y el desprestigio de principios que reinaron como verdades que orientaron la vida, social e individual, pero que por efecto de tiempo y la dinámica del conocimiento, la duda y la sospecha fueron cada vez una legalidad y una necesidad para fortalecerlo. Así la duda y la sospecha resultan fértiles para el análisis y la crítica. De tal modo los valores (de todo orden) que decaen por su obsolescencia en los derroteros del ser humano, piden replanteamiento y nuevos significantes a la altura de lo que el ser humano es y hacia donde quiere ir. El propósito de esa tarea ya no es de autoridades trascendentes y menos terrenales. Denunciado por Nietzsche, no es lo mismo en absoluto, ni con el propósito de acudir a un lenguaje para el vulgo, reconocer la nada y negar los principios sobre los que se ha erigido la cultura occidental.

  4. La nada nos define: nuestro cuerpo ha cambiado todas sus células cada siete años, por lo tanto no somos cuerpos; nuestra mente cambia con las experiencias, por lo que no somos la mente; las emociones van y vienen, ayer ignorábamos lo que hoy amamos y lo que ayer amábamos hoy nos es indiferente. No siendo cuerpo, mente ni emoción, somos nada. Siendo nada, podemos ser lo que deseemos.

  5. La clave aquí yo creo que es la definición de la nada… La concebimos como algo que contiene 0 objetos. La concebimos como la ausencia de absolutamente todo.

  6. Creo que la discusión no se centra tanto en el significado etimológico de nihilismo, como creencia en la nada, como fenómeno en si. La discusión más interesante puede estar en el significado que tiene para los pensadores, caso de Nietzsche, que lo expresa como la caída de todos los valores. La muerte de Dios.

  7. El número 0 es la representación de cuando no queda nada, pero existe en el conjunto de los números reales, lo inventó el ser humano por necesidad, entonces también es necesario. Por lo tanto, también la nada existe como una consecuencia natural de cuando algo se acaba en su totalidad

    • El cero es todo y nada, a la vez. Contiene a todos los números en sus dos polos, pero no tiene valor en sí mismo.
      1+-1=0
      2+-2=0
      3+-3=0

      Quizás la “nada” (el cero) es ese “espacio virtual”, que nuestra mente concreta no es capaz de ver, donde está o sea crea lo necesario para el desarrollo y/o evolución de la materia, desde la primera vibración en adelante. La memoria podría ser un mecanismo para mantener esa “posta”. Y si todo, incluyendo al humano, nace de ahí, debe haber otro mecanismo que nos mantiene unidos, sino, como materia, no interactuariamos con la materia. Con lo cual, tendríamos 2 “funciones” o “propósitos” paralelos a la vez, uno individual y otro colectivo. Como la hoja del árbol, que es la hoja y el árbol a la vez.

  8. Desde el momento que creemos en la nada y que nada existe, estamos contradiciéndonos como existentes. Si respiramos y tenemos conciencia para pensar que nada existe, se supone que habrá algo, aunque sea, que nos permita poder elegir entre creer y no creer.

  9. Para mí, creer en la nada no es lo mismo que no creer en ningún principio. Es la definición que se hace al principio de este artículo de la persona nihilista.
    Me gustaría un comentario al respecto.
    Gracias

    • Hola. Tienes razón en que no es lo mismo, por eso matizamos la igualdad: «Así, atendiendo a este significado, el nihilista es aquella persona que cree en la nada o, dicho de forma parecida, pero no igual, aquella persona que no cree en ningún principio».

      Un saludo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre