Arendt le entregó a Heidegger su amor en la juventud y el reconocimiento a su labor intelectual siempre, pero no pudo con la adscripción al nazismo de Heidegger y se distanció y guardó silencio durante tres lustros. No dejó de recordarle este desastrosa forma de mezclarse en los asuntos mundanos cuando le escribió el homenaje al cumplir 80 años. © Ana Yael
Arendt le entregó a Heidegger su amor en la juventud y el reconocimiento a su labor intelectual siempre, pero no pudo con la adscripción al nazismo de Heidegger y se distanció y guardó silencio durante tres lustros. No dejó de recordarle este desastrosa forma de mezclarse en los asuntos mundanos cuando le escribió en el homenaje al cumplir 80 años. © Ana Yael

Con esas palabras –«aquello que nos ocurrió»– se refiere Martin Heidegger a la historia de amor que comenzó en el otoño de 1925 con la que entonces era su alumna y llegó a ser una de las figuras más importantes de la filosofía del siglo XX: Hannah Arendt. Pero ocurrieron muchas más cosas en su época que también les ocurrieron a ellos, les separaron, les distanciaron y les volvieron a juntar. La Correspondencia entre Heidegger y Arendt, editada por Herder, da cuenta de todos esos movimientos que son los de su corazón, pero también el de su tiempo.

1 Martin Heidegger a Hannah Arendt          

10.II.25

Querida señorita Arendt:

Aún debo ir a verla esta noche y hablarle al corazón.
Todo debe ser llano y claro y puro entre nosotros. Solo entonces seremos dignos de encontrarnos. El hecho de que usted llegara a ser alumna mía y yo su maestro es solo el origen de aquello que nos ocurrió.
Nunca podré poseerla, pero usted pertenecerá a partir de ahora a mi vida, y esta deberá crecer por usted. 

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar...

Logotipo Filco Plus a partir de 1,21€ al mes

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre