Anna Pagès reflexiona sobre el libro póstumo de Lluís Duch: «Resulta algo extraño y premonitorio que su reflexión sobre el tiempo en fuga hacia delante precediera la breve etapa final de su propia vida. Con esta certeza del ahora, después de su marcha, no se lee igual Vida cotidiana y velocidad».
Anna Pagès reflexiona sobre el libro póstumo de Lluís Duch: «Resulta algo extraño y premonitorio que su reflexión sobre el tiempo en fuga hacia delante precediera la breve etapa final de su propia vida. Con esta certeza del ahora, después de su marcha, no se lee igual Vida cotidiana y velocidad». © Ana Yael

Lluís Duch, antropólogo, doctor en Teología y monje benedictino, falleció el 10 de noviembre de 2018 a los 82 años. Dejó escrito su último libro, Vida cotidiana y velocidad, que la editorial Herder ha publicado recientemente. Anna Pagès, profesora en Blanquerna-Universitat Ramon Llull, conoció y trató personalmente a Duch. Esta primera parte del dosier sobre la velocidad, la aceleración y las prisas es un texto escrito por Pagès en el que la autora hace una detenida reflexión acerca de la visión de Lluís Duch sobre el concepto de velocidad y sobre la distorsión acelerada del tiempo.

Las cosas, una vez que se han ido, no se pueden volver a poner (…) Un puñetazo, una vez entregado, no se puede retirar. Las palabras, una vez dichas, no se pueden dejar de decir. Podemos seguir como si nada se hubiera perdido, nada se hubiera hecho, nada se hubiera dicho; podemos decir que lo hemos olvidado todo; pero nuestro núcleo más íntimo no lo olvida, porque hemos sido cambiados para siempre.

Julian Barnes, La única historia (Anagrama)

Vida cotidiana y velocidad, de Lluís Duch (Herder).
Vida cotidiana y velocidad, de Lluís Duch (Herder).

La obra póstuma del antropólogo Lluís Duch, titulada Vida cotidiana y velocidad (2019), ha sido recientemente publicada por Herder Editorial. En este trabajo, Duch retoma los principios generales de su antropología de la vida cotidiana para elaborarlos a la luz de uno de los problemas centrales del mundo contemporáneo: la distorsión acelerada del tiempo.

Leer a Lluís Duch después de su desaparición constituye, para quienes le conocimos y tuvimos la suerte de conversar con él, una experiencia de restitución de su voz. Leemos sus frases escritas con la impresión de que sigue hablando desde el otro lado de la vida mortal, un tono alegre y travieso meciéndose entre las letras impresas, como si la profundidad de un pensamiento siempre en marcha todavía rechazara intensamente el movimiento del fin.

Cuando Duch entregó el manuscrito a Herder Editorial corría el mes de junio o julio, poco tiempo antes de caer enfermo con la corta perspectiva de su propia muerte. Resulta algo extraño y premonitorio que su reflexión sobre el tiempo en fuga hacia delante precediera la breve etapa final de su propia vida. Con esta certeza del ahora, después de su marcha, no se lee igual Vida cotidiana y velocidad. Nuestro propósito aquí es descifrar algunas claves centrales de interpretación de esta obra extraordinaria en la que todos nosotros podemos identificarnos al vivir nuestras breves vidas de aceleración en la ignorancia de la hora del final y, al mismo tiempo, con la angustia de decidir qué ritmo llevar en el tiempo del ahora que todavía nos queda.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre