Reconocer las emociones, el camino hacia la felicidad

Conocer y gestionar nuestras emociones correctamente puede ayudarnos a tener una vida mejor y más plena.
Conocer y gestionar nuestras emociones correctamente puede ayudarnos a tener una vida mejor y más plena.

Vivimos la vida con tanta rapidez que no nos detenemos a registrar nuestras emociones y esto nos impide conocernos más como personas, y por ende, perdemos la oportunidad de llevar una vida más alegre y plena.

Por Matías Giarratana, consultor psicológico

Las emociones nos conectan con la realidad del aquí y ahora y, una vez que logramos un entrenamiento para ser conscientes de las mismas, percibimos que podemos controlar nuestros estados de ánimo y el día a día se nos hace más controlable.

¿Qué es una emoción?

Etimológicamente, el término emoción viene del latín emotĭo, que significa “movimiento o impulso”, “aquello que te mueve hacia…”. En psicología se define como aquella percepción de los elementos y relaciones de la realidad o la imaginación, que se expresa físicamente mediante alguna función fisiológica o pulso cardíaco, e incluye reacciones de conducta como la agresividad, el llanto. Las emociones tienen una función adaptativa de nuestro organismo a lo que nos rodea. Es un estado que sobreviene súbita y bruscamente, en forma de crisis más o menos violentas y más o menos pasajeras.

Emociones y sentimientos no son lo mismo

"La sabiduría de las emociones" de Norberto Levy (Debolsillo)
“La sabiduría de las emociones” de Norberto Levy (Debolsillo)

Es importante saber distinguir entre emociones y sentimientos. Las emociones son expresiones fisiológicas, biológicas y de estados mentales. Es un término genérico para referirse a la adaptación por parte de los individuos, a estímulos provocados por personas, animales, cosas… En cambio, los sentimientos son el resultado de las emociones. La palabra sentimiento viene del verbo “sentir” y se refiere a un estado de ánimo afectivo, por lo general de larga duración, que se presenta en el sujeto como producto de las emociones que le hace experimentar algo o alguien.

Cada individuo experimenta una emoción de forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, aprendizaje, carácter y de la situación concreta. Algunas emociones son innatas, mientras que otras pueden adquirirse.

Las emociones tienen una función adaptativa de nuestro organismo a lo que nos rodea

Las 6 categorías básicas de emociones

  • Miedo. Anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad.
  • Sorpresa. Sobresalto, asombro, desconcierto.
  • Aversión. Disgusto, asco; solemos alejarnos del objeto que nos produce aversión.
  • Ira. Rabia, enojo, resentimiento, furia, irritabilidad.
  • Alegría. Diversión, euforia, gratificación; da una sensación de bienestar, de seguridad.
  • Tristeza. Pena, soledad, pesimismo.

Solo cuando reconocemos, aceptamos, entendemos y sabemos expresar adecuadamente nuestras emociones y sentimientos podemos aumentar nuestro propio bienestar y entender y relacionarnos mejor con los demás. Norberto Levy, médico psicoterapeuta argentino, en su libro La sabiduría de las emociones, nos dice que “las emociones consideradas conflictivas por la sociedad son en realidad valiosas señales que nos envía nuestro cuerpo acerca de problemas subyacentes que deben ser tratados”. Así, el miedo, la ira, la culpa, la envidia y la vergüenza tienen su contrapartida positiva. Nos invitan a revisarnos.

Así mismo, se habla de inteligencia emocional, un concepto creado por Daniel Goleman, psicólogo estadounidense. Está demostrado que las personas que adquieren este tipo de inteligencia pueden desarrollar mayor cantidad de objetivos y lograr con mayor eficiencia la realización de los mismos.

¿Qué es la inteligencia emocional?

"Inteligencia emocional" de Daniel Goleman (Kairós)
“Inteligencia emocional” de Daniel Goleman (Kairós)

La inteligencia emocional es la capacidad de interactuar con el mundo de forma receptiva y adecuada. Se trata de conectar las emociones con uno mismo; saber qué es lo que siento, poder verme a mí y ver a los demás de forma positiva y objetiva.

Características básicas y propias de la persona emocionalmente inteligente:

  • Tener suficiente grado de autoestima.
  • Ser positiva.
  • Saber dar y recibir.
  • Tener empatía (entender los sentimientos de los otros).
  • Reconocer los propios sentimientos.
  • Ser capaz de expresar tanto los sentimientos positivos como los negativos.
  • Ser capaz también de controlar estos sentimientos.
  • Tener motivación, ilusión, interés.
  • Tener valores alternativos.
  • Saber superar las dificultades y las frustraciones.
  • Encontrar equilibrio entre exigencia y tolerancia.

“Las emociones consideradas conflictivas por la sociedad son en realidad valiosas señales que nos envía nuestro cuerpo acerca de problemas subyacentes que deben ser tratados”. La sabiduría de las emociones

El autor del libro Inteligencia emocional explica que esta es el conjunto de habilidades que sirven para expresar y controlar los sentimientos de la manera más adecuada en el terreno personal y social. Incluye, por tanto, un buen manejo de los sentimientos, motivación, perseverancia, empatía o agilidad mental; justo las cualidades que configuran un carácter con una buena adaptación social.

Todas las personas nacemos con unas características especiales y diferentes, pero muchas veces la manera que tenemos de comportarnos o de enfrentarnos a los retos de la vida son aprendidos. Desde pequeños podemos ver cómo todavía hoy para un niño no está tan bien visto llorar y expresar sus emociones como en una niña; además a los varones se les exige ser más valientes, seguros de sí mismos. También podemos observar cómo, según las culturas, las mujeres son menos valoradas, tanto en el ámbito personal como en el laboral, lo cual es el origen de opresiones y malos tratos.

Todo esto lo adquirimos sin darnos cuenta ya desde el momento en que venimos al mundo: nos comportamos como nos han “enseñado” a comportarnos. Quererse a uno mismo, ser más generoso con los demás, aceptar los fracasos…; no todo depende de lo que hemos heredado, por lo que hemos de ser capaces de seguir aprendiendo y mejorando nuestras actitudes día a día, aprender a ser más inteligentes emocionalmente; en definitiva, a ser más felices. Este aprendizaje debe hacerse conscientemente, y para ello, vamos a necesitar un terapeuta facilitador que pueda guiarnos en el proceso de explorar nuestras emociones, conocer cómo operan en nuestro organismo y convertirnos, cada vez más, en mejores personas.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre