Las vidas de Beauvoir, Arendt, Weil y Rand

Wolfram Eilenberger, periodista y filósofo alemán, publica El fuego de la libertad, su última novela biográfica sobre las figuras de Simone de Beauvoir, Hannah Arendt, Simone Weil y Ayn Rand. Montaje a partir de la imagen de Kleinkleckersdorf, CC BY-SA 3.0 DE en Wikimedia Commons.
Wolfram Eilenberger, periodista y filósofo alemán, publica «El fuego de la libertad», su más reciente novela biográfica sobre las figuras de Simone de Beauvoir, Hannah Arendt, Simone Weil y Ayn Rand. Diseño a partir de la imagen de Kleinkleckersdorf, CC BY-SA 3.0 DE en Wikimedia Commons.

El periodista y filósofo Wolfram Eilenberger se hizo mundialmente conocido en 2018 con su bestseller Tiempo de magos, donde explora las figuras de Wittgenstein, Heidegger, Cassirer y Benjamin como los «magos» que cambiaron la visión del mundo de 1919 a 1929. Tras el éxito obtenido, publica ahora El fuego de la libertad, en la que relata la vida pública y privada de cuatro de las filósofas más relevantes del siglo XX, Simone de Beauvoir, Hannah Arendt, Simone Weil y Ayn Rand, entre 1933 y 1943.

Por Mercedes López Mateo

Filosofía & co. - COMPRA EL LIBRO 3 1
El fuego de la libertad, de Eilenberger (Taurus).

¿Es necesario explicar su filosofía para conocer a un filósofo? ¿Y a una filósofa? ¿Hay diferencia entre estos casos? Con El fuego de la libertad, Eilenberger nos demuestra que existen otras vías para hacerlo, pues detrás de las obras más leídas del siglo XX no se encuentran «máquinas de pensamiento», sino personas con historias demasiado jugosas como para perderse detrás de la filosofía.

¿Ese afán por reivindicar una existencia privada más allá de la filosofía le lleva a caer en sensacionalismos? Lo cierto es que 300 páginas de intriga, persecuciones, pasión y de vez en cuando algo de filosofía dan para muchos aciertos y decisiones no siempre tan atinadas. Seguir el rastro de los últimos días de vida de Walter Benjamin intentando escapar a Estados Unidos es, sin duda, fascinante. Representar a una Beauvoir reducida a sus relaciones amorosas no lo es tanto.

El estilo biográfico por el que opta Eilenberger, repleto de correspondencia privada de las filósofas, nos permite entender mejor sus visiones sobre algunos temas más controvertidos que rara vez pueden limitarse a un «a favor» o «en contra». Es el caso, por ejemplo, de la carta que Arendt envía en 1933 a su director de tesis, Karl Jaspers, sobre la cuestión del «ser alemán».

Seguir el rastro de los últimos días de vida de Walter Benjamin intentando escapar a Estados Unidos es, sin duda, fascinante. Representar una Beauvoir reducida a sus relaciones amorosas no lo es tanto

La novela se estructura cronológicamente en franjas de dos años, desde 1933 a 1943, en las que va saltando de una personalidad a otra con el fin de intentar mostrar cómo estas mujeres podían tener algo en común (más allá, por supuesto, de ser mujeres, pensadoras de su presente, en tiempos oscuros de totalitarismos). A pesar de sus loables esfuerzos, hay que admitir que, teniendo en la lista a autoras como Ayn Rand, encontrar similitudes en sus valores y principios no es tarea fácil.

Mujeres en tiempos sombríos

La primera en aparecer es Simone de Beauvoir y, cómo no, lo hace escribiendo en su habitual mesa del Café de Flore. De su producción literaria y filosófica Eilenberger nos habla poco, lo cual, en cierta medida, es lógico si tenemos en cuenta que la novela se detiene en 1943 y todos sus grandes escritos son posteriores. De sus 25 a los 35 años, Beauvoir es presentada como una mujer desubicada y agotada por el entramado de relaciones que había creado junto a Sartre, el periodo que este pasa como prisionero de guerra en 1940 y por los múltiples rechazos de las editoriales a sus primeros textos.

La siguiente es Simone Weil, la «virgen roja» cuyo espíritu se centró en esos diez años en hacer todo lo posible para salvar Europa en cuerpo y alma. Eilenberger deja entrever en sus palabras un cierto rechazo por las decisiones y la espiritualidad de Weil, llegando a plantear que sus encuentros místicos con lo divino eran meras alucinaciones y delirios debido a su deteriorada salud física y mental. Con mayor o menos acidez y parcialidad en sus palabras, la figura de Weil sí es dibujada desde su pensamiento. ¿El porqué de esta excepción? Su vida en esos años (unirse a las Brigadas Internacionales, a la Resistencia francesa y un largo etcétera) fue guiada enteramente desde los valores meditados que desarrolla en sus textos.

A continuación, se encuentra la que parece ser «la favorita» de Eilenberger, la escritora ruso-americana Ayn Rand. De familia judía en la URSS, Rand partió a Nueva York para perseguir el éxito con el que el American Dream la seducía. Tenía el propósito de seguir los pasos de las grandes obras del realismo ruso del XIX: como Tolstoi, Dostoievski y Chéjov, ella quería abordar cuestiones filosóficas desde la literatura. Elitista, egoísta y, más que republicana, libertaria, Rand es descrita como una mujer fuerte, con principios tenaces y dispuesta a pasar por encima de la humanidad si así fuera necesario para lograr su realización personal.

Por último, el relato de la vida de Hannah Arendt quizás sea el más objetivo y fiel a la realidad. Aquí Eilenberger logra encontrar el equilibrio entre el reduccionismo que muestra con Weil y Beauvoir y lo idealizada que aparece la figura de Rand. «Cuando era necesario, siempre encontraba en sí misma suficientes arrestos para allanar el camino hacia una nueva vida. De Berlín a París, de París a Marsella y, finalmente, allí, Nueva York». De Arendt desarrolla con paciencia sus relaciones con las organizaciones sionistas que ya desde 1897 hablaban de colonizar Palestina, así como su manuscrito de la biografía de Rahel Varnhagen, la cual arrastró durante sus años como refugiada hasta poder publicarla en 1958.

Elitista, egoísta y, más que republicana, libertaria, Rand es descrita como una mujer fuerte, con principios tenaces y dispuesta a pasar por encima de la humanidad si así fuera necesario para lograr su realización personal

¿Merece la pena acercarse a El fuego de la libertad? Por supuesto. Se trata de una novela que, cuando la coges, no eres capaz de soltar. Si buscas aventuras, romances, celos y superaciones vitales encarnadas en cuatro de las figuras más relevantes de la filosofía del último siglo, este es tu libro. Seguro que, después de devorarlo, cuando te dirijas a sus textos filosóficos, no podrás verlas igual que antes.

Dosieres exclusivos, podcasts, libros de regalo, descuento en otros y en más productos… Haz clic aquí.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre