Dosier Felicidad

felicidad

La filosofía en busca de la felicidad

Si la felicidad pasa por preguntarse quiénes somos, por desarrollar capacidades intrínsecas como la solidaridad o por la idea de conjugar armónicamente lo que pensamos con lo que sentimos, entramos de lleno en el territorio de la filosofía. © Ana Yael
¿Qué es exactamente la felicidad? ¿Es inherente a la especie humana? ¿Estamos genéticamente programados para ser felices? Joaquín María Bartrina y de Aixemús, un poeta catalán del siglo XIX, aconsejaba en su poema Fabulita: «Si quieres ser feliz, como me dices, no analices, muchacho, no analices». Pues parece que desoyendo su consejo, en esta primera parte del dosier, el profesor de Filosofía Luis Alfonso Iglesias y uno de sus alumnos, José Ángel Villuela, analizan la relación entre la filosofía y la felicidad a lo largo de la historia. Un libro de reciente aparición, La vida en cuatro letras, escrito por Carlos López-Otín, uno de los científicos españoles de mayor relevancia internacional, plantea la cuestión de la felicidad desde el punto de...

La felicidad como motor humano: ¿qué buscamos cuando la buscamos?

Psicología, medicina, filosofía y otras ciencias han tratado de responder a la gran pregunta: ¿cómo logramos ser felices? © Ana Yael
La felicidad es un concepto difícil de delimitar. Tan buscada por todos y a menudo solo hallada por los que no la persiguen. Curioso, ¿verdad? ¿Cómo logramos alcanzar la felicidad? ¿Por qué la ansiamos por encima de todas las cosas? ¿En qué errores caemos a la hora de afrontar su búsqueda? Vaya fenómeno raro este, especialmente si tenemos en cuenta que se trata de un estado o situación personal que todos anhelamos. ¿Cómo es esto posible? Aclaremos aquí, antes de defraudar al lector, que no estamos hablando de la felicidad de poseer bienes materiales o dinero. No hace falta mucho para comprobar que hasta los más ricos se sienten infelices –de hecho, en ciertos casos, podemos encontrar entre ellos a...

La felicidad de los pesimistas

«Al menos nueve décimas partes de nuestra felicidad se basan exclusivamente en la salud» afirmó Schopenhauer. Para la que le faltaba escribió «El arte de ser feliz» y se inventó la palabra eudemonología. A su manera, Schopenhauer se interesó mucho por la felicidad y no fue el único entre la nómina de pesimistas oficiales. Este artículo los revisa. © Ana Yael
Resulta que el pesimista oficial, Schopenhauer, escribió un tratado sobre la felicidad; y los existencialistas lo pasaban pipa con el jazz y el cóctel de melocotón, aunque el mundo fuera absurdo. Ningún filósofo se ha resistido a reflexionar sobre la felicidad, ni siquiera los que parecen más cenizos. Quizá el pesimismo no sea más que el disfraz que esconde la búsqueda más desesperada de la felicidad. La reflexión sobre la felicidad siempre ha ocupado un lugar de privilegio en la historia de la filosofía. Desde los clásicos griegos hasta quienes firman la última novedad editorial, la felicidad interesa demasiado como para dejar de pensar en ella. En ese contexto, ¿cómo y cuándo surge el pesimismo filosófico? ¿Qué relación guarda, si...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies