Dosier Diseño de futuro

Un único artículo tratado en profundidad, con rigor y calidad periodística. Este mes reflexionamos sobre el estudio y la creación del futuro.

Estudiar y crear el futuro

A diferencia del pasado, no podemos enviar exploradores en busca de evidencias en los restos arqueológicos o en los libros porque el futuro no existe. Nuestra mejor herramienta para indagar sobre la realidad, el método científico, resulta, en sentido estricto, inaplicable. Podemos formular hipótesis sobre lo que está por venir, pero no podemos diseñar experimentos que nos permitan refutar su validez hoy. © Ana Yael.
Pocas cosas nos preocupan y nos ocupan tanto como el futuro. De no ser así, no gestionaríamos agendas, no intentaríamos anticipar si lloverá o hará sol, no planificaríamos nuestras vacaciones o nuestra carrera profesional, no ahorraríamos y no invertiríamos en nuevas empresas de tecnología o en un plan de pensiones. Seríamos meros receptores pasivos de lo que está por llegar. La realidad es que el tiempo y el esfuerzo que dedicamos al futuro es posiblemente tanto o más que el que dedicamos al pasado o al inasequible presente.   El futuro nos interesa porque, como dijo Woody Allen, es donde pasaremos el resto de nuestra vida y porque, de alguna manera, creemos que está en nuestra mano hacerlo más habitable. Analizamos...

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para medir y obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios. A su vez, utilizamos cookies analíticas, de personalización y de marketing para, por ejemplo, recordar el inicio de sesión a la cuenta de usuario o registrar las preferencias del usuario. Puedes aceptar la Política de Cookies mediante el botón que se muestran a continuación.

ACEPTAR
Aviso de cookies