7 ideas claves que nos dejó el sociólogo Salvador Giner

El sociólogo Salvador Giner nació en Barcelona en 1934 y murió en la misma ciudad el 19 de octubre de 2019.
El sociólogo Salvador Giner nació en Barcelona en 1934 y murió en la misma ciudad el 19 de octubre de 2019.

Salvador Giner, catedrático de Sociología y fundador de la Federación Española de Sociología, murió el pasado 19 de octubre en Barcelona, la ciudad en la que había nacido 85 años antes. Sus ideas impulsaron la sociología moderna.

Salvador Giner dijo que «la sociología es la moral de nuestro tiempo». Fue catedrático de Sociología de la Universidad de Barcelona primero y catedrático emérito después, fundador y presidente de la Federación Española de Sociología y cofundador de la europea, y director del Instituto de Estudios Sociales Avanzados del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, entre otras muchas cosas. En 2006 recibió el Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política. Fue, es, uno de los sociólogos españoles más importantes.

Ha analizado, estudiado y escrito sobre las libertades, la sociedad civil y la ciudadanía, las sociedades democráticas, la religión, la moral… El filósofo Carlos Javier González Serrano habló con el sociólogo en una ocasión con motivo de una entrevista para la revista Filosofía Hoy. De ella extraemos algunas de las ideas claves del pensamiento de Giner.

  1. ¿Qué tienen en común la filosofía y la sociología?

«La teoría sociológica es el campo en el que filosofía y sociología se encuentran. Es un terreno en gran parte compartido. También lo es el de la filosofía moral, puesto que un analfabetismo sociológico por parte de la ética la empobrece gravemente. De igual modo empobrece gravemente a cualquier científico social la ignorancia filosófica si aspira a elaborar una teoría de la sociedad humana que sea moralmente pertinente». 

Es uno de los sociólogos españoles más importantes. En 2006 recibió el Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política

  1. La constitución moral de la sociedad

«La constitución moral de la sociedad proviene de su propia naturaleza. Cada estructura social, cultura y orden económico y de desigualdad engendra valores y actitudes para los miembros de la situaciones sociales en las que se encuentran. Hay así una lógica situacional de la moral vigente, basada en la estructura social a la que pertenecen sus participantes».

  1. La transición moral

«La transición moral consiste en un paso del multimoralismo tradicional al universalismo, en condiciones de mundialización intensa. No se ha completado todavía».

  1. Defensor de un orden ético universal

«A pesar de las aberraciones de nuestro tiempo, diversos movimientos de largo alcance –feminismo, ecologismo, antirracismo, promoción de los derechos humanos y civiles, pacifismo– caminan en esa dirección. Es un fenómeno sin precedentes. Si, juntas, estas corrientes tan potentes confluyen, habremos constituido una sociedad decente y se habrá alcanzado la culminación de la transición moral. Lo cual no entraña que no surjan otras contracorrientes y que el mundo siga siendo imperfecto».

«No es posible separar moral y sociología. Separar una cosa de otra es una solemne necedad»

  1. La sociología es la moral de nuestro tiempo

«No es posible separar moral y sociología. La sociología es la moral de nuestro tiempo. O mejor dicho, la empresa sociológica es una empresa moral. Separar una cosa de otra es una solemne necedad». 

  1. Las virtudes estén impregnadas de racionalidad

«Hay virtudes que son esencial e intrínsecamente racionales. Las virtudes del buen ciudadano, por ejemplo; el afán por imponer la deliberación serena, el respeto a los demás, el derecho a la autodeterminación de un pueblo, y así sucesivamente son capacidades virtuosas y racionales. No hay virtudes irracionales». 

  1. Lo moralmente bueno y lo moralmente malo

«La sociología parte, a pesar de diversos matices según las escuelas, de una concepción bastante identificable de la naturaleza humana. Esa concepción sociológica de la naturaleza humana argumenta sobre la base de la racionalidad. El hombre, por lo general, posee sus razones, y sobre todo sus buenas razones, para comportarse en cada caso como se comporta. Conviene indagar qué le hace violar normas, delinquir o dañar a sus congéneres analizando en cada caso cuáles son esas razones, confesadas o inconfesables. La sociología analítica ayuda mucho en este sentido».

El origen de la moral y el porvenir de la religión 

El origen de la moral, de Giner (Península).
El origen de la moral, de Giner (Península).

Salvador Giner deja escritos cerca de cincuenta libros y más de 300 artículos sobre diferentes temas. Destacamos aquí dos de sus libros: El origen de la moral (publicado por Península) y El porvenir de la religión (editado por Herder).

En el libro El origen de la moral desarrolla una aportación a la filosofía pública desde la ciencia social, a través de la cual pretende desvelar un enigma: conocer y explicar cómo una investigación sobre la génesis sociológica de la moral desemboca en el universalismo ético. «A este paso lo llamo –explica Giner– transición moral de nuestro tiempo». Un ensayo que pone de relieve la importancia decisiva del pensamiento sociológico para un eficaz cultivo de la filosofía moral en el siglo XXI.

El porvenir de la religión, de Giner (Herder).
El porvenir de la religión, de Giner (Herder).

El porvenir de la religión. Fe, humanismo y razón es un ensayo sobre la dimensión religiosa humana y el futuro de las creencias en una sociedad cada vez más multicultural y laica. La reflexión de Giner en esta obra contribuye al esfuerzo por establecer un diálogo y conversación fraternal entre quienes tienen distintas convicciones.

«Mientras haya humanidad, habrá religión. La fe dará certidumbre y consuelo a los creyentes. Moverá al hombre a la fraternidad y al altruismo, pero también justificará el mal, el daño intencional, la saña», escribe Salvador Giner en la introducción. «El futuro de los dioses pende del nuestro, meros mortales que somos. La religión es la fe en lo sobrenatural y en su presencia en el mundo natural, al que como seres humanos plenamente pertenecemos. Este ensayo considera su alcance y permanencia entre nosotros, así como su previsible porvenir. Futuro y porvenir no son lo mismo. Aunque están emparentados. El porvenir es lo venidero, y no entraña la abolición entera de lo existente. Por ello, nos referimos al porvenir de nuestro país, o de nuestros hijos. El futuro, en cambio, es más enigmático: ¿qué nos deparará?, ¿qué suerte nos espera en él?, ¿tiene esto o aquello futuro? El porvenir de la religión aspira a explorar ambas dimensiones del tiempo, la vida y la fe con serena racionalidad analítica. No las confunde, aunque a veces aparezcan entrelazadas. Su perspectiva es laica y libre de toda actitud antirreligiosa».

Haz clic aquí.
Haz clic aquí.

2 COMENTARIOS

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre