20 consejos de Montaigne para vivir con sabiduría

Fragmento de la portada especial de «Cómo vivir. Una vida con Montaigne» que Ariel publicó con motivo del 75 aniversario de la editorial.
Fragmento de la portada especial de «Cómo vivir. Una vida con Montaigne» que Ariel publicó con motivo del 75 aniversario de la editorial.

En el libro Cómo vivir. Una vida con Montaigne, Sarah Bakewell le plantea supuestamente esta pregunta, la de cómo vivir, al filósofo y humanista Michel de Montaigne, que murió un 13 de septiembre, el de 1592. Y como él no puede contestarle personalmente, ella misma deduce las 20 posibles respuestas del escritor entresacándolas de sus Ensayos.

Por Amalia Mosquera

Cómo vivir o Una vida con Montaigne, de Sarah Bakewell (Ariel).
Cómo vivir. Una vida con Montaigne, de Sarah Bakewell (Ariel).

¿Y qué habría dicho Montaigne? Pues lo que dijo a través de su obra escrita y que todos hemos podido leer; Sarah Bakewell también.

Bakewell estudió Filosofía, es profesora de escritura creativa en la City University de Londres y autora de Cómo vivir. Una vida con Montaigne, editado por Ariel. En este cuenta la vida, la obra y el pensamiento de uno de los grandes humanistas de la historia, pero lo hace con un enfoque original: a través de las preguntas que él mismo se hizo y las contestaciones que ella ha encontrado leyendo su obra. Cada uno de sus 20 capítulos contiene una idea de la respuesta a esa gran pregunta de cómo vivir que Montaigne se planteaba allá por el siglo XVI, que el ser humano se ha hecho siempre y hoy todos nos la seguimos haciendo.

De la actitud vital y de los escritos de Montaigne, Bakewell va deduciendo unas posibles normas que están hechas más de sugerencias que de obligaciones. Porque para el filósofo francés, considerado el creador del ensayo, este género no cree estar en posesión de la verdad absoluta. Se trata de la búsqueda de esa verdad, y para ello debe hacer reflexiones y huir de dogmatismos. La obra de Montaigne transmite esta idea.

Combatir la ignorancia

Montaigne creía, como Sócrates, que la ignorancia es la fuente de todo mal y que tenemos que evitarla. Pero también creía que adoptar una idea como verdadera porque sí no es lo correcto; el camino a seguir es la propia reflexión y búsqueda para hallar la verdad. Y eso es lo que plasmó en sus Ensayos: su visión razonada sobre todos los temas que le interesaban y que en realidad nos interesan a todos. «Los Ensayos de Montaigne es una lectura imprescindible para alguien interesado en las Humanidades», dice el profesor chileno Fernando Iwasaki, de la Universidad Loyola Andalucía en Sevilla. «Es un libro para leer a lo largo de toda una vida».

Para Montaigne, adoptar una idea como verdadera porque sí no es lo correcto; el camino a seguir es la reflexión y búsqueda para hallar la verdad

En su libro, el filósofo francés habla, entre otros temas, de los sentimientos: «Quienes acusan a los hombres de andar siempre embelesados tras las cosas futuras y nos enseñan a aferrar los bienes presentes y a enraizarnos en ellos, dado que no tenemos poder alguno sobre el porvenir, bastante menos aún que sobre el pasado, tocan el más común de los errores humanos (…) El temor, el deseo, la esperanza nos proyectan hacia el futuro, y nos arrebatan el sentimiento y la consideración de aquello que es, para que nos ocupemos de aquello que será, incluso cuando ya no estaremos».

Y reflexiona sobre muchas más ideas, como estas:

  • Puede lograrse el mismo fin con distintos medios.
  • Cómo el alma descarga sus pasiones sobre objetos falsos cuando le faltan los verdaderos.
  • Filosofar es aprender a morir.
  • Nuestra suerte debe juzgarse solo tras la muerte.
  • La experiencia de los bienes y los males depende en buena parte de nuestra opinión.
  • La desigualdad que hay entre nosotros.
  • Nuestro deseo aumenta con la dificultad.

«El temor, el deseo, la esperanza nos proyectan hacia el futuro, y nos arrebatan el sentimiento y la consideración de aquello que es, para que nos ocupemos de aquello que será»

Montaigne nos aconseja

Así que, una vez leídos sus Ensayos, Sarah Bakewell se pregunta y le pregunta a Montaigne: ¿cómo vivir?, que en este caso significa: ¿cómo vivir con sabiduría? Y estas son/serían sus respuestas en forma de 20 consejos concretos:

  1. No te preocupes en exceso por la muerte.
  2. Presta atención.
  3. Nace.
  4. Lee mucho, olvida gran parte de lo que has leído y sé lento de entendederas. Combate la ignorancia.
  5. Sobrevive al amor y a la pérdida.
  6. Usa pequeños trucos.
  7. Cuestiónatelo todo, somételo todo a examen.
  8. Ten una habitación propia y privada.
  9. Sé sociable, convive con los otros.
  10. Despierta del sueño de la costumbre.
  11. Vive con moderación y templanza.
  12. Conserva tu humanidad.
  13. Haz algo que nadie haya hecho antes.
  14. Ve mundo, asómate a él.
  15. Haz bien tu trabajo, pero no demasiado bien.
  16. Filosofa solo por accidente.
  17. Reflexiona sobre todas las cosas.
  18. No quieras controlarlo todo.
  19. Sé común e imperfecto.
  20. Deja que la vida sea tu propia respuesta.

«Despierta del sueño de la costumbre, vive con moderación y templanza, conserva tu humanidad»

Voz sabia y serena

Leer directamente a Montaigne es perfecto e incluso necesario. «Por cualquier página que se abra este libro ilimitado se reconocerá la voz sabia y serena, la inteligencia irónica y voluble, la curiosidad entre erudita y chismosa de aquel hombre feliz que se retiró hace más de cuatro siglos a escribir y a leer en la biblioteca circular de su torre –señalaba el escritor español Antonio Muñoz Molina en el diario El País–. Como Cervantes o Shakespeare, si empezamos a leerlo nos acompañará a lo largo de toda nuestra vida, y a medida que pase el tiempo y sigamos leyendo nos enseñará cosas que ni siquiera habíamos sospechado en las primeras lecturas». Y el escritor y académico español Félix de Azúa decía en El Periódico: «Sus Ensayos son, hoy más que nunca, una isla de sensatez a la que acudir cuando el crimen, la imbecilidad y el cinismo se nos hacen insoportables».

Así que sí, leer a Montaigne es necesario. Pero leer el libro de Bakewell puede ayudar a entenderlo aún mejor. «La mejor definición de lo que hizo Montaigne –escribió Muñoz Molina–, lo que nos legó a todos los que hemos deseado aprender a vivir y a escribir gracias a él a lo largo ya de casi cinco siglos, la he encontrado en un libro de Sarah Bakewell que se publicó hace unos meses: ‘Escribir acerca de uno mismo para crear un espejo en el que otras personas reconozcan su propia humanidad’». Y sí, se refería a Cómo vivir. Una vida con Montaigne.

«Los Ensayos son, hoy más que nunca, una isla de sensatez a la que acudir cuando el crimen, la imbecilidad y el cinismo se nos hacen insoportables». Félix de Azúa

La escritora Sarah Bakewell ha dicho: «El siglo XXI tiene mucho que ganar del sentido de la vida de Montaigne, y en sus momentos más turbulentos, necesita con desesperación una política montaigneana. Nos resultaría muy útil su sentido de la moderación, su amor a la sociabilidad y la cortesía, su suspensión del juicio y la sutil comprensión de los mecanismos psicológicos implicados en el enfrentamiento y el conflicto. Necesitamos su convicción de que ninguna visión celestial, ni apocalipsis imaginario, ni fantasía perfeccionista puede pesar más que el más diminuto de los yos en el mundo real».

Haz clic aquí.
Haz clic aquí.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre